Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

15 febrero 2018 • Documentado relato del asesinato de 23 hombres y 6 mujeres

Desde Mi Campanario

Alfonso Martínez Rodríguez: “La barbarie roja en Don Benito. La cuerda de presos: 23 y 24 de julio de 1938”

 

LA BARBARIE ROJA EN DON BENITO “LA CUERDA DE PRESOS”-23 y 24 de julio de 1938 80º ANIVERSARIO – Julio 2018

Alfonso Martínez Rodríguez

221 págs.

Pedidos al autor a través de la página de contacto de nuestra web (Pulse en este enlace)

La “CUERDA DE PRESOS DE DON BENITO” estuvo compuesta por 69 personas, 48 hombres y 21 mujeres (de las cuáles fueron asesinadas 23 hombres y 6 mujeres), y 16 soldados, milicianos y escopeteros rojos.

La CUERDA salió de Don Benito (Badajoz) a las catorce horas del día 23 de julio de 1938, inicialmente con destino a Castuera. El recorrido que siguieron fue por La Haba, Magacela, La Coronada, Campanario y Puebla de Alcocer, destino final por haber tomado las tropas nacionales la población de Castuera. A algunas de las mujeres supervivientes las llevaron a Cabeza del Buey y desde allí a Villanueva de Córdoba donde fueron liberadas al finalizar la Guerra.

Todo lo que está narrado en éste libro está basado en hechos y documentos reales.

Pueden leerse algunas páginas en: Enlace 1.

 

 

12 Respuestas a Alfonso Martínez Rodríguez: “La barbarie roja en Don Benito. La cuerda de presos: 23 y 24 de julio de 1938”

  1. Ángel Valadés Gómez

    16 mayo, 2018 a las 00:34

    DIJE QUE LA AUTÉNTICA MEMORIA HISTÓRICA QUE PLASMA ALFONSO MARTÍNEZ RODRÍGUEZ EN SU LIBRO “LA BARBARIE ROJA EN DON BENITO” PODRÍA LEVANTAR AMPOLLAS PERO QUE TODO LO NARRADO ESTÁ BASADO EN HECHOS Y DOCUMENTOS REALES, CONTANDO LA TRAGEDIA DE “LA CUERDA DE PRESOS” DE DON BENITO DE LA QUE EN JULIO SE CUMPLIRÁN YA 80 AÑOS… ES CABAL: LA HISTORIA ES LO QUE ES Y NO PUEDE NI DEBE SER TERGIVERSADA. SORPRENDE LA VALENTÍA Y PERSEVERANCIA DE ALFONSO. Y ES QUE NI TODAS LAS BRUJAS LLEVAN ESCOBA NI TODAS LAS ZORRAS VIVEN EN EL BOSQUE: OTRA COSA SON RUÍDOS…

    Y los que conocemos la Historia auténtica de nuestra guerra incivil y prolegómenos, ni nos sorprendemos ni nos asustamos: fue tal cual, lamentablemente, porque fue una guerra incivil, salvaje, cruel, entre hermanos y compatriotas, con añadidos foráneos e intento stalinista de extender el comunismo al suroeste europeo. Por eso el discurso de Largo Caballero, líder carismático del PSOE, llamado “El Lenin español”, aquel ¡9 de noviembre de 1933!, ante miles de trabajadores, era premonición de la barbarie que acarrearían tantas indignas y torpes “invitaciones a la violencia”, autoproclamando la guerra civil como “solución” ya en 1933… Aquella noche, en nuestra Ciudad, hablaron José Andújar “Bolegán”, Juan Casado, Juan Simeón Vidarte – a cuya familia conocí en Llerena, como a las de “Bolegán” y Casado, calabazones, siendo sus parientes mis amigos- y Largo Caballero que explotó, sin tapujos: “El Parlamento no es el mejor sistema para llegar a los fines que nos proponemos”… “No ocultamos nuestro pensamiento. Vamos a echar abajo el régimen de propiedad privada”…” “Y digo que no aceptarán una expropiación legal y habrá que expropiarla por la violencia. Mucho dudo que se pueda conseguir el triunfo dentro de la legalidad. Y en tal caso, camaradas, habrá que obtenerlo por la violencia”, recalcó. Y confesó: “Estamos de hecho en plena guerra civil”. Finiquitó, entre un clamor enardecido: “…Quiero decirles a las derechas que si triunfan tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos. Dirán los enemigos que esto es excitar a la guerra civil. Pongámonos en la realidad: hay una guerra civil”. Y cenaría tan tranquilo este obrero sindicalista y político marxista, líder del partido socialista y de la UGT.
    El libro de mi amigo Alfonso, documentado en la Causa General, narra la tragedia de los 69 presos que compusieron la llamada “Cuerda” -48 varones y 21 mujeres- que murieron, o vivieron y siempre sufrieron aquellos días cálidos del 23 y 24 de julio, horas antes de que las tropas llamadas nacionales entrasen en Don Benito. He conocido y tratado a casi todos los que quedaron vivos –entre ellos familiares míos- aunque jamás conocí a mi abuela Margarita Verdú Sánchez, violada, asesinada y cuasi destrozada, la noche del 23 junto al Pozo La Marcocha, La Haba. El abuelo del autor, el famoso pintor “Trajano”, Alfonso Rodríguez -excelente retrato junto a su mujer, Carola- figura entre los asesinados. Los nombres, vicisitudes y datos de todos son contemplados, así como de los verdugos –el tal Villarroel, un mal bicho-, copia de documentos oficiales, entrevistas, relatos de víctimas supervivientes, etc. Total: 219 páginas, de lectura fácil, con profusión de fotos de paisanos y vecinos muy conocidos.

  2. Beatríz Elena Flórez Rodríguez

    16 mayo, 2018 a las 00:17

    Beatríz Elena Flórez Rodríguez
    13 mayo, 2018 a las 18:01
    Acabo de ver el artículo que me mandaste días atrás. Una historia, la que documentas en tu libro, muy dura para quienes la vivieron o mejor, para quienes la sufrieron, incluido nuestro abuelo Alfonso.
    A una le gustaría que la Historia cambiara y que de tantos errores del pasado se aprendiera; pero en ésto hay que ser pesimista porque la realidad actual no está lejos de atrocidades que vemos a diario en el resto del mundo.
    Me alegro que coseches éxitos con el libro, aunque como dice Ángel Valadés, sea un libro “sin ánimo de lucro”.
    Un abrazo Alfonso.

  3. Manuel Gallego Cidoncha

    16 mayo, 2018 a las 00:10

    Manuel Gallego Cidoncha
    8 mayo, 2018 a las 14:36
    Enhorabuena Alfonso por ésta labor de investigación tan necesaria siempre para que las futuras generaciones entiendan el pasado con rigor y veracidad y sobre ella construyan una convivencia pacífica. Felicidades.

  4. Pedro Dueñas Borrego

    16 mayo, 2018 a las 00:09

    Pedro Dueñas Borrego
    21 febrero, 2018 a las 21:16
    Gracias Alfonso, otra vez, por tu trabajo. Es lógico que a muchos nos estremezca su lectura, pero es la cruda y real verdad de los hechos, de los tremendos hechos de una Guerra Civil que nuestros padres y abuelos vivieron, perdonaron y olvidaron. Y lo mismo hicimos todos los que les sucedimos en la Familia.
    Ójala valga para que se vea que hay varias Memorias Históricas, todas ellas llenas de un gran dolor en nuestros corazones y no son para volver a airearlas y más por solamente una parte.
    Aquí no hubo nada ético sino vergonzoso para TODOS. Dejemos en paz a los muertos y aprendamos la lección.
    Mi oración va por TODOS ELLOS.

  5. María del Carmen Fortuna Martín

    16 mayo, 2018 a las 00:08

    María del Carmen Fortuna Martín
    21 febrero, 2018 a las 00:33
    Hola Alfonso:
    Recuerdo que en su día me mandaste algo sobre estos terribles hechos, lo que nunca imaginé es que formaban parte de un libro que estabas escribiendo. Me ha sorprendido gratamente.
    Conocía tu gran interés por todo lo acontecido durante la guerra y postguerra civil española en Don Benito y alrededores, pero desconocía tu faceta de escritor.
    Me gusta la forma en la que relatas todo lo sucedido, transmites dolor, desolación, angustia, tristeza, pero con tal transparencia y seriedad que hacen que te traslades a esos duros momentos que sufrieron los protagonistas de tu libro.
    Me gustaría leerlo entero.
    Mucha suerte y un abrazo.

  6. Pedro Dueñas Borrego

    16 mayo, 2018 a las 00:07

    Pedro Dueñas Borrego
    19 febrero, 2018 a las 17:08
    Me alegro mucho Alfonso, lo has trabajado durante largo tiempo y te lo mereces. Son hechos reales ocurridos en nuestro Pueblo y con vecinos de Don Benito. Sin rencor, lo has abordado y todos te lo agradecemos.
    La Historia real se abre paso. Que el conocimiento de ellos, nos lleve a asumirlos y perdonarnos todos. Gracias.

  7. Jesús Casteleiro de Villalba

    16 mayo, 2018 a las 00:05

    Jesús Casteleiro de Villalba
    18 febrero, 2018 a las 14:12
    Enhorabuena Alfonso, libro de historia incontestable por los muchos datos y documentos aportados. Imprescindible para conocer a los demócratas del Frente Popular.

  8. Moisés Domínguez Núñez

    16 mayo, 2018 a las 00:04

    Moisés Domínguez Núñez
    15 febrero, 2018 a las 23:05
    Yo ya lo tengo y es un libro imprescindible en cualquier biblioteca que se precie sobre la Guerra Civil. No encontrará el lector elucubraciones ni suposiciones. Un hecho histórico que ha querido ser silenciado por los adalides de la Memoria Histórica Extremeña. Esa fue la verdadera Columna de la Muerte en Extremadura. Alfonso, has escrito un extraordinario libro de Historia. Algunos catedráticos podrían tomar nota. Saludos cordiales desde la lejana Cartagena.

  9. Santiago Arias Tena

    16 mayo, 2018 a las 00:02

    Santiago Arias Tena
    15 febrero, 2018 a las 20:55
    No tuve la suerte de conocer a ninguno de mis abuelos, los dos corrieron la misma “suerte”. Ahora ya sé algo más de ellos. Esto sí formará parte de mi “Memoria Histórica”. Gracias Alfonso por tu trabajo, ya conozco algo más sobre mis abuelos.
    Gracias Alfonso.

  10. Jesus M. Cerrato

    17 febrero, 2018 a las 13:05

    Mi abuelo fue uno de los supervivientes. El libro es de calidad y está muy bien documentado. He conocido datos que no sabía sobre muy abuelo y sobre Don Benito en general. Una vez más te doy las gracias Alfonso por tu trabajo.

  11. Julio Ramos Godoy

    15 febrero, 2018 a las 19:03

    Yo también he leído el libro que ha escrito el Camarada Alfonso. Esto fue horroroso lo que parecerían estos pobres. También hay familiares míos, dos muertos y un sobreviviente . Enhorabuena Alfonso.!!

  12. Ricardo Fdez-Blanco

    15 febrero, 2018 a las 16:58

    He comprado este libro, es muy interesante, está muy documentado y se ve las penalidades que pasaron los pobres presos, que fueron durante varios días escudos humanos de esos seres endemoniados por el rencor rojo. Se ve el horror de pobres indefensos, ante la Cobardia de los carceleros. Una de las mujeres fue mi abuela Marina. Hay mucha gente conocida en Don Benito, a muchos de los que sobrevivieron los conocí, y muchos de los mártires, conozco a su familia.