Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

5 junio 2018 • Trata de explicarnos a Franco y a su época con dos elementos: los hechos y los datos

Desde Mi Campanario

Pedro Fernández Barbadillo: “Eternamente Franco”

Pedro Fernández Barbadillo: “Eternamente, Franco”

Editorial Homo Legens

PVP: 22€

Lea las primeras páginas aquí

Pulse sobre este enlace para adquirirlo

Franco, su régimen y los símbolos de este se ha convertido en la medida del Mal. Todo lo malo se atribuye a Franco y todo lo relacionado con Franco es malo.

Sin embargo, la transformación de Franco en caricatura le hace sencillamente incomprensible. Al haberle elevado a la categoría de mal por excelencia, de mal metafísico, le han sacado de la historia. Nada de lo que Franco fue, o hizo, puede explicarse en términos históricos racionales.

Ordenado en amenísimos capítulos monográficos, Eternamente Franco ofrece un análisis racional y razonable de Franco y su tiempo.

Su autor, el periodista y escritor Pedro Fernández Barbadillo, no se arredra ante las cuestiones más incómodas y aborda desde la represión de la oposición hasta la implicación de la CIA y los servicios de información del régimen en la gestación del PSOE; desde los «niños robados», hasta el hambre de posguerra como herencia del desastre republicano, o los cambios en la condición legal de la mujer.

Un libro que trata de explicarnos a Franco y al franquismo colocándolos en el pasado al que pertenecen con dos elementos de los que prescinde la historiografía actual: los hechos y los datos.

Por eso, «Eternamente Franco» es escandaloso y sorprendente.

El autor

El periodista y escritor PEDRO FERNÁNDEZ BARBADILLO (Bilbao, 1965) colabora en diversos medios digitales —donde por ahora sobrevive la libertad de publicar noticias y opiniones que escandalicen a los incondicionales de lo políticamente correcto y la «memoria histórica»— como
Libertaddigital, Actuall y La Gaceta.

Otros libros suyos son Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos (2004) y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre (2005), ambos editados por Áltera, en los que desmonta con humor las debilidades y
ridiculeces de los nacionalistas vascos y de los progres.

Se le puede seguir en @pfbarbadillo

Una respuesta para Pedro Fernández Barbadillo: “Eternamente Franco”

  1. Geppetto

    5 junio, 2018 a las 15:32

    Los complejos de una España decadente con un futuro poco prometedor se achacan a Franco porque los que los tienen no pueden reconocer que el desagradable presente y oscuro futuro que tiene la sociedad española es fruto de su nefasta gestión como “demócratas de toda la vida”.
    Gente que no sabe casi, o sin casi, quien fue y que hizo Franco abominan de el simplemente porque no hacerlo esta mal visto.
    La derecha, que se supone debería ser la heredera natural de los valores que defendio el franquismo es la primera que rechaza con fingido horror todo lo que huela a bienestar franquista y a ella se debe, en definitiva, que mas tarde que temprano los políticos de turno vayan a desacralizar el Valle de los Caidos y profanar la tumba de Franco.
    En España y esto no es novedad se crea la historia en los libros y en las mentiras mil veces repetidas, ni 1808 fue como se cuenta, ya que los que estaban fuera de la Ley eran los sublevados, ni los países de la España de Ultramar alcanzaron la mayoría de edad, como ahora piadosamente se explica, ni nada de nada, porque la realidad es que los políticos españoles son, desde hace siglos, los culpables de que los españoles salten de un problema a otro, de un conflicto a otro y de una bronca a otra, perdiendo en cada envite girones de su propio ser.
    Las historias contra Franco son las historias de la negacion de España como nacion .
    Toda la bilis y el resentimiento que tienen algunos españoles porque nacieron feos, pobres y malolientes se vuelca en esta historia que llamamos España constitucional, que es la mayor tomadura de pelo que se puede dar y que, por lo visto se ha comido el cerebro de muchos.
    Para ser constitucional se debe ser antiespañola y por tanto antifranquista.
    Pagaremos estas imbecilidades y el precio sera muy alto