Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

15 enero 2016 • Millones de españoles que aman a su patria y la libertad se encuentran sin representación política • Fuente: La Gaceta

Pío Moa

Por qué está en ruinas la democracia española

Creo que el gran problema de nuestra democracia podría definirse así: una masa probablemente mayoritaria de españoles razonables, muy partidarios de la unidad nacional y de la democracia, se encuentran sin representación política.

Ruinas romanasAparentemente el partido que debería representarlos sería el PP, puesto que la desdichada tradición con la que quiere identificarse la izquierda es la del Frente Popular, compuesto por partidos hispanófobos y de orientación totalitaria.

Sin embargo, tampoco el PP representa tales aspiraciones. En primer lugar no es un partido democrático, por las siguientes razones:

a) ningún demócrata puede aceptar leyes como la de memoria histórica, que falsifica el pasado, exalta a chekistas y etarras como luchadores por la libertad, recupera los odios de una república caótica y utiliza el poder para imponer a la sociedad esa versión delirante e inmoral.

b) Ningún demócrata puede aceptar unas leyes llamadas “de género”, antijurídicas y demagógicas.

c) Ni puede aceptar esa forma de infanticidio que es el abortismo.

d) Ni puede aceptar que la ETA sea premiada con legalidad, dinero y otras ventajas por sus asesinatos convirtiéndolos en un modo privilegiado de hacer política.

Cualquiera de estas políticas, por no mencionar la corrupción o la politización y desprestigio de la justicia, ya descalifica como demócrata a la persona o partido que la practica. El PP ha seguido en todo ello la política del PSOE de Zapatero.

Tampoco el PP defiende la unidad nacional. Uno de los grandes defectos de la transición fue dar a los separatismos unas posibilidades de acción enormes cuando no tenían apenas fuerza. Por solo citar un gravísimo error entre muchos, se les entregó la vital competencia de la enseñanza, que ellos han aprovechado sin freno para educar a generaciones de jóvenes en el odio a España, con vistas a imponer el desmembramiento o balcanización del país cuando alcanzaran fuerza suficiente. Al mismo tiempo los sucesivos gobiernos, fueran del PP o del PSOE, se han venido identificando más y más con las demagogias separatistas, concesión tras concesión, mientras desamparaban o contribuían a aislar a las personas y movimientos que trataban de frenar tales derivas en diversas regiones. Incluso es probable que el PP se haya mostrado aún más dadivoso con los separatismos que el PSOE. Dadivoso con unos bienes políticos y espirituales a los que tiene obligación de servir, no de servirse de ellos.

Asimismo, la política exterior del PP consiste en una supeditación y entrega crecientes de soberanía –que no es propiedad suya—a la burocracia de Bruselas so pretexto de “europeísmo”. Contribuyendo de paso a la imposición del inglés como lengua “superior”, desplazando más y más al español como lengua de cultura. De forma anticonstitucional se intenta imponer el estudio del inglés, no como lengua extranjera, sino en igualdad o más bien superioridad sobre el español, ya que se la presenta como “la” lengua de la ciencia, la economía, la música, el arte, el empleo, etc., etc. Ello va relacionado con una ausencia de patriotismo, sustituido por cierto cinismo “progresista” que desvirtúa la democracia, pues sin sentimiento patriótico cobran absoluta prioridad los intereses de partido, volviéndose disgregadores.

¿Existen esos millones de españoles que aman a su patria y la libertad? Sin duda existen, pero por un perverso mecanismo seudodemocrático se encuentran sin representación política. ¿Es posible cambiar tal situación? Sin duda lo es, pero para ello es preciso que surja un partido inequívoco en la defensa de la unidad nacional y la democracia, y con liderazgo adecuado. Hoy, la descomposición del duopolio PP-PSOE no ha engendrado una salida adecuada, sino otros dos partidos que no mejoran e incluso empeoran la situación. Pero el espacio está abierto. Es imprescindible que lo vaya llenando una nueva alternativa.

Una respuesta para Por qué está en ruinas la democracia española

  1. As de bastos Responder

    15 enero, 2016 a las 17:30

    Ahora soy yo el que disiente de Moa, aunque en ciertos puntos o en cierto sentido lleva razón.

    Pero el error de Moa es atribuirle a los demócratas o a la democracia una categoría moral que de por sí no tiene, ya que estamos hablando de una democracia liberal y relativista. Y en ese sentido el PP es perfectamente demócrata, como los demás, puede permitirse jugar a ser el mas sinvergüenza del lugar, pues la moralidad es relativa, lo que importa es la “libertad”, o mas bien el libertinaje, que a fin de cuentas se materializa en pan y circo para el populacho, que los sigue votando, a ellos, a los demás y con ello sigue refrendando el sistema democrático, liberal y relativista, no lo olvidemos.

    Por eso Moa se confunde: ¿de donde saca que los demócratas tienen que ser chicos buenos? Si ni siquiera se puede definir en unas coordinadas relativistas qué es ser “bueno”.

    Tampoco parece ver la incompatibilidad profunda entre la España esencial con las ideologías, así en general, y mas concretamente a la liberal relativista, mas bien dada a pueblos protestantes, degenerados ya. España es, o era, porque ya no existe, esencialmente Católica, con mayúsculas (es decir, preconciilar), y el catolicismo auténtico es incompatible con todas estas modas. Y España en principio por ser muy católica es muy incompatible. Por eso el experimento español ha resultado ser de lo mas grosero y rocambolesco. Y es que España, o es católica, o no es, no será, y ahí lo tenemos justo delante de nuestras narices, para el que quiera verlo. España traicionó su esencia, y traicionó por su propio pueblo a su verdadero Rey, Jesucristo, y con todo ello se traicionó a sí misma. Cuestión aparte, y mas triste, es lo que le corresponde a la Iglesia como estructura temporal en todo esto.

    Y no nos confundamos mas, la transición fue una solución de compromiso, una rendición y entrega bochornosa, una bomba de relojería, una claudicación por etapas, una sentencia de muerte para dentro de unas décadas. Y esas décadas ya han pasado y la sentencia se ha ejecutado, y España está muerta. Lo que tenemos ahora es como un rebrote bastardo emanado del cuerpo original putrefacto. Era necesario no alarmar entonces con lo que se pretendía, pero todos los involucrados sabían qué se pretendía llevar a término, que era la destrucción ralentizada de España. La rana tenían que cocerla lentamente, y la transición tan solo fue el primer baño de agua tibia.

    Me parece que Moa en el fondo es bastante ingenuo o demasiado romántico cuando hay que llegar al fondo de las cuestiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>