Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

24 Agosto 2015 • Nos jugamos la concepción del Derecho, la libertad religiosa de los católicos, la memoria de Navarra, y el presente y futuro de España

José Fermín Garralda Arizcun

Amigos del monumento de ‘Navarra a sus muertos en la Cruzada”. Informe-llamada a los navarros y el resto de españoles. Año 2015

ÍNDICE: 1. Cómo es el monumento y cómo fue su construcción 2. Una cripta acogedora, silenciosa y discreta 3. La utilización religiosa del monumento 4. La situación jurídica en 2015 5. Lo mucho que trabaja el entorno de EH-Bildu en Navarra, y todo lo que ignora el hombre de calle. Año 2015 6. Apéndice gráfico

EN LA CIUDAD DE PAMPLONA, concretamente al final de la Segunda Zona del Nuevo Ensanche, se encuentra el Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. Lleva desde 1952 ante los ojos de todos, es imponente y bellísimo, pero su existencia peligra totalmente, sobre todo el culto divino –Santa Misa mensual y Via Crucis- en su Cripta. Es necesario decir esto a todos los españoles

* * *

1. Cómo es el Monumento y cómo fue su construcción

El proyecto arquitectónico de Basílica y Cripta del Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada por causa de la Religión y la Patria, lo presentaron los arquitectos José María Yárnoz Larrosa (1884-1966) y Víctor Eusa Rázquin (1894-1990) a la Diputación Foral de Navarra el 14-II-1942, quien tras los trabajos complementarios lo aceptó el 23 de junio de dicho año.

El Monumento de Navarra, Basílica y Cripta, pertenece a la mitad del s. XX. Tiene su época arquitectónica clasicista, y su estilo propio: monumentalidad, sobriedad, líneas severas muy clásicas, dinteles y arcos, arquerío exterior, y una gran cúpula central.
Consta de un cuerpo de edificio central con la basílica de la Santa Cruz cerrada con una inmensa cúpula central, que es la segunda mayor de España, con magníficas pinturas al fresco, y una cripta que es mausoleo o cementerio; un largo arquerío exterior cubierto de 945 m2 a ambos lados a modo de acogida, con galerías inferiores de acceso a la Cripta; y una explanada exterior que preside la gran plaza de Conde de Rodezno con un gran estanque rectangular y un soberbio arbolado.

Los materiales también son austeros: cimentaciones en hormigón ciclópeo y armado, estructuras de hormigón y piedra de sillería, piedra en los muros y pizarra en las cubiertas. Solados de mármol, barandillas y puertas de acceso en bronce. Sus dos torres, de mucha menor altura que la cúpula, se asemejan a la parte superior de las torres de la fachada neoclásica de la catedral de Pamplona (Ventura Rodríguez, s. XVIII), y forma un conjunto armónico con la plaza cuadrangular.

El edificio se comunica mediante escalinatas y enlosado con dicha plaza, cuyos lienzos de edificios tienen unos soportales muy hermosos, de mucho mayor tamaño que la plaza porticada de Santander. Respecto a ésta cambia el tamaño, su geometría, pero también el color, pues la de Pamplona es color arenisca y la de Santander color granito.

El Monumento como edificio es único. Hay quien lo está estudiando desde el punto de vista de la historia del arte, concluyendo entre otros aspectos que no se trata de un edificio de un Régimen concreto, sino con personalidad propia.

Podrían subrayarse muchos elementos constructivos cuya explicación dejo a otros más preparados en los movimientos artísticos. El monumento es una auténtica obra de arte.

* * *

2. Una cripta acogedora, silenciosa y discreta

Es a la CRIPTA del monumento donde la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, que es canónica y fue fundada por mons. Olaechea el 26-XII-1939 para mantener el espíritu religioso que llegó a Navarra a la Cruzada, trasladó el culto divino que realizó hasta 1997 realizaba en la basílica de la Santa Cruz. Lo hacía con Santa Misa mensual y Via Crucis.

La cripta se diseñó como mausoleo, y a ella se trasladaron los restos mortales del teniente general José Sanjurjo Sacanell y del general Emilio Mola Vidal para su reposo final el 17-VII-1961, a los 25 años del Alzamiento como hecho histórico insoslayable.

En la capilla de la cripta se localizan los restos de Sanjurjo, los de Mola en el centro, y a su alrededor seis voluntarios, uno de cada merindad: Jaime Munárriz Escondrillas (Cascante, merindad de Tudela), Joaquín Sota Garayoa (Tafalla y su merindad), Severiano Arregui Olalquiaga (Puente la Reina, merindad de Pamplona), el pater Pedro Martínez Chasco (Oteiza de la Solana, merindad de Estella), y los hermanos Joaquín y Dimas Aznar Zozaya (Javier, merindad de Aoiz-Sangüesa). Todos los mausoleos contienen los restos mortales, aunque los de Arregui se trasladaron en 1964. Todos ellos tienen una gran fuerza simbólica pues, siguiendo por el orden citado, expresan: “Fue el primero en dar su vida” (Munárriz), “Murió cuando empezaba a vivir” (el más joven con 15 años, Sota), “Venció a la edad con su espíritu” (el mayor con 62 años, Arregui), “Iba armado con la cruz” (el pater Martínez que murió con 30 años) y “Hermanos en vida y muerte” (los Aznar con 22 y 21 años).

La cripta es un cementerio, cimiento y el último eslabón de significado y libertades que tuvo un monumento que simboliza Navarra, y a un pueblo con memoria. En ella se reza por los navarros muertos en la Cruzada, por todos los difuntos, y el Homenaje es sólo a Dios.

Somos amigos del monumento. Algunos talibanes lo quieren derribar; otros más sutiles quieren transformarlo paulatinamente en otra cosa –espiritual y por supuesto físicamente- confundiendo aposta SU venganza con una falsa reconciliación; y todo exige arrancarle el culto religioso y privado primero en su basílica y ahora –ya como catacumba- en su cripta.

Estas líneas son una alarma eclesial y social para que los responsables se sobrepongan a las presiones que ciertos colectivos ideologizados y políticos (ikurriña y bandera republicana) hacen sobre el arzobispado, interfiriéndose y negando la libertad civil y religiosa de los católicos, de la misma Iglesia, y de una Hermandad canónica.

* * *

3. La utilización religiosa del monumento

El monumento tuvo y aún tiene una utilización religiosa. Para la Diputación Foral de Navarra que sufragó su construcción, respondía a la “deuda sagrada que Navarra tenía contraída con aquellos hermanos nuestros que con abnegado heroísmo sacrificaron voluntariamente sus vidas en defensa de la Fe y de la salvación de la Patria”. Así fue hasta su desacralización de la basílica de la Santa Cruz y su entrega no obstante con condiciones al Ayuntamiento de Pamplona por mons. Fernando Sebastián en 1997-1998, quien reservó –decimos- la Cripta al culto religioso como sede de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz.

Hagamos historia. Mientras se realizaba la construcción, el 15-X-1947 dicha Diputación Foral acordó donar el monumento al Obispo de Pamplona mons. don Enrique Delgado Gómez (1946-1968), quien aceptó el 31 de octubre. El 1-II-1963 la Diputación cedía definitiva y gratuitamente el Monumento al Obispado, reiterando el carácter votivo que debía tener a perpetuidad. De ésta manera, se prohibía que en sus altares se colocase imagen alguna, al estar presidiendo todo y únicamente la imagen del crucificado situado en el Altar Mayor o central.
José Andrés-Gallego toma como inauguración del monumento la visita que el 4-XII-1952 realizó el jefe de Estado. Sin embargo, el 5-VII-1957 la Diputación nombró una comisión de dos diputados (Alfredo Larumbe, Ambrosio Velasco y el secretario Úriz) para solicitar la inauguración, lo que extrañó al ministro de Justicia Sr. Iturmendi –con el que se entrevistaron el 28 de agosto- y al mismo Franco en calidad de Jefe de Estado, que ya daban por inaugurado el Monumento en dicha visita.

La primera Misa rezada en la basílica de la Santa Cruz, que así se llamaba la iglesia del Monumento, fue a petición de la Hermandad de los Alféreces Provisionales de Navarra, el día de San Francisco Javier del 7-XII-1958, aunque esto no significaba su inauguración oficial. En adelante, bendecido ya el templo, se abrió al culto para misas y sufragios por los difuntos muertos o no en la Cruzada.

La única imagen escultórica del Monumento era el bellísimo Cristo crucificado de Juan Adsuara Ramos (1891-1973), que mide tres metros de altura. Una verdadera obra de arte. Este Santo Cristo agonizante presidía la basílica de la Santa Cruz y se veía desde todos sus puntos. Era de madera de pino sin policromar. El Cristo está esculpido a piezas y originariamente era de color claro, quedando hoy oscurecido. Una vez sacado de la basílica cuando el Obispado la donó al Ayuntamiento de Pamplona, la madera sufrió mucho por los xilófagos toda vez que el señor párroco lo tuvo abandonado irresponsablemente en la cripta que dejó cerrada con grandes humedades. Tras las obras, y una vez abierta la Cripta que fue acondicionada como sede de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, el Cristo ha sido dos veces restaurado por ésta y a su costa, y colocado debidamente en la cripta para su culto.

La representación pictórica o el monumental fresco que cubre la magnífica bóveda del templo, es del valenciano Ramón Stolz Viciano (1903-1958). También el turista asiste aquí a un verdadero espectáculo de arte donde se narran los episodios cúlmenes de la historia de Navarra centrados en el impulso misionero de San Francisco Javier.

En los muros se recogen lápidas los nombres grabados, agrupados por pueblos, de 4.653 muertos en el combate. Hoy, en esta obra de arte que es el monumento, están tapados por eso de la “reconciliación”.

Este carácter religioso explica que la Hermandad encargase la talla de una imagen procesional de La Piedad al valenciano José López Furió (1930-1999) que vivía en Pamplona. Esta hermosísima talla, dedicada a las madres navarras, fue sufragada mediante una suscripción popular y la generosa aportación de la Diputación Foral a nombre de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz. No obstante, debido al carácter votivo del Monumento, no se colocó en él, ni siquiera en una de las dos capillas laterales de la entrada, llevándose a la inmediata parroquia de Cristo Rey, donde siempre ha estado junto al presbiterio. Su actual párroco lo debía de de saber. La Piedad fue bendecida por el Sr. Obispo Delgado Gómez el 19-VII-1967.

Desde los comienzos del Monumento, la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz mantuvo y dio vida religiosa al templo. Lo mantuvo abierto al culto aunque el edificio se fuese deteriorando por las goteras, siendo arzobispo mons. José María Cirarda y prior de la Hermandad don Joaquín Martínez Úbeda que se lamentaba mucho de la situación.

* * *

4. La situación jurídica en 2015

En la situación legal del Monumento, se distingue hoy la antigua basílica y la actual cripta. A mons. José María Cirarda le sucedió mons. Fernando Sebastián en la sede episcopal de San Fermín en 1993, y en 1997-1998 éste último donará –no venderá- el edificio al Ayuntamiento de Pamplona con diversas condiciones, desacralizándolo al efecto.

De la desacralización se salvó la cripta, cuyo cuidado el arzobispo don Fernando Sebastián encargó a la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, destinó a la oración, y señaló como sede de la Hermandad desplazada de la basílica, según los Estatutos o Reglas (Art. 2) por él actualizadas el 9-I-2006.

La Iglesia recibió gratis el Monumento de manos de la Diputación Foral y lo donará gratis –aunque con condiciones- al Ayuntamiento de Pamplona. ¿Querrán ignorarse en adelante dichas condiciones?

Las cláusulas figuran en el preacuerdo de donación fechado el 4-VII-1997. Se donó al Ayuntamiento la zona superior, es decir, la basílica de la Santa Cruz, reservándose la diócesis tanto la utilización de la cripta donde se puede dar culto religioso como los bajos del arquerío de la parte derecha que conectan con la parroquia de Cristo Rey. Las estipulaciones del preacuerdo dicen así:

“3ª.- No obstante la donación que se pretende llevar a cabo, la Parroquia donante se reservaría para sí y, en todo caso, para el Arzobispado de Pamplona, el uso y disfrute a perpetuidad y mientras el edificio donado se mantenga en pie, de la Cripta central en la que podrá celebrar los actos de culto que tenga por conveniente así como el uso y disfrute de la totalidad de las dependencias ubicadas bajo el arquerío lateral izquierdo del edificio donado, visto el mismo desde su frente o plaza de Conde de Rodezno
Esta reserva tendrá, a favor del donante y del Arzobispado de Pamplona, el carácter de derecho real inscribible en el registro de la Propiedad”.

Esta cláusula es muy significativa y cierra paso a veleidades entreguistas. Otras condiciones eran las siguientes:

“4ª.- una vez producida la donación, el donatario deberá destinar el edificio donado a actos o actividades de estricto orden cultural, educativo, exposiciones artísticas, etc… En todo caso, estas actividades deberán estar a tono con la naturaleza y origen de la edificación, cuidando el donatario de mantener en el interior del edificio el orden y debido respeto a la Cripta.
Si en alguna ocasión la Diócesis precisase de utilizar los espacios cedidos para exposiciones u otros usos similares a los propios que establezca el Ayuntamiento, tendrá una consideración especial.
5ª.- El donante se interesa en que se respete y mantenga por el donatario en buen estado de conservación las lápidas e inscripciones funerarias existentes en el interior y exterior del edificio.
A tal fin, y como una de las opciones posibles, el donatario podrá taparlas u ocultarlas sin que, en ningún caso, el ocultamiento o velado de dichas lápidas e inscripciones perjudique el contenido de las mismas” Etc.

Esta escritura del 4-VII-1997 fue aprobada por el Pleno municipal el 12-IX-1997, que aceptó la referida donación en los términos indicados en el preacuerdo y con las reservas del uso y disfrute señaladas.

La escritura de cesión se firmó el 19-V-1998, recogiendo el sentir del donante del preacuerdo.

En relación con el grado de protección del Monumento, nos informan que el Ayuntamiento de Pamplona lo protege con un nivel 2 y las arcadas con un nivel 3. Ahora bien, estas valoraciones son orientativas, porque es el Ayuntamiento quien quita y pone los niveles de protección. El Monumento de Navarra está incluido en el Catálogo Monumental de Navarra, y también debería estar protegido por el Gobierno de Navarra, además con el mismo nivel 2.

Como veremos, no se puede retirar la simbología que –sin serlo- llaman franquista (lápidas, frescos, escudos, leyendas interiores y exteriores) porque está incluida como una cláusula de la donación. Si la modifican, el edificio y los terrenos vuelven al Arzobispado, claro que siempre que éste los reclame. Otra cláusula es que el uso se limite a sala de exposiciones acorde en dignidad con la naturaleza originaria del monumento. El Arzobispado debería negarse ante cualquier modificación y recordar al Ayuntamiento las condiciones de la donación y las consecuencias que puede llegar a tener el incumplimiento. Lo dicho: este Monumento es único.

El documento de donación, las Reglas y Estatutos de la Hermandad que es canónica, y la costumbre mantenida, permiten y reconocen respectivamente que la Hermandad asista al culto religioso –de hecho es privado- en la Cripta, organice y asista a la Santa Misa en sufragio por los muertos por Dios y por España, y que rece el Via Crucis así como otras oraciones del cristiano. Esto es lo que los aberrantes quieren suprimir y para ello presionan con todo descaro sembrando un miedo psicológico en el arzobispado de Pamplona-Tudela, que agudiza los insultos que el Cabildo de la catedral y el señor arzobispo reciben al terminar las procesiones de vuelta a la catedral. Este es un nuevo paso, y un paso previo para otros objetivos, los peores que el lector puede imaginar.

Libremos a nuestra Diócesis de presiones políticas y callejeras, del terrorismo psicológico, de las agresiones ideológicas y totalitarias que mezclan churras con merinas a voluntad, que buscan realmente otra cosa, sea del entorno de Bildu y similares. La primera manera de librarle es sobreponiéndose, sabiendo las cosas y uniendo los corazones limpios.

* * *

5. Lo mucho que trabaja el entorno de Bildu en Navarra, y todo lo que ignora el hombre de calle. Año 2015

En la ciudad de Pamplona, concretamente al final de la Segunda Zona del Nuevo Ensanche, se encuentra el Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. Lleva desde 1952 ante los ojos de todos, es imponente y bellísimo, pero su existencia peligra totalmente. Es necesario decir esto al público.

Dentro de Navarra el silencio, la tergiversación de la Historia, la inconcebible ingratitud -por dejadez- hacia los que dieron su vida por Dios y por España, y hoy el miedo y el terrorismo psicológico callejero y la injusticia contraria a Derecho de tener que llevarse bien con la alcaldía de Bildu, la presidente de Navarra de Geroa Bai y un Parlamento socialista y separatista, pueden acobardar y paralizar a todos, máxime a quienes debieran ser los más firmes, por ejemplo las instituciones públicas, privadas y el arzobispado hoy.

Ocurre que fuera de Navarra y aún de Pamplona, el Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada es totalmente desconocido. Es hora que lo conozcan, lo admiren y defiendan. Los navarros que aún no se han enterado de lo que ocurre salvo por las agresiones y el terror callejero, y todos los españoles, tienen derecho a conocerlo. Tienen derecho a saber qué de barbaridades los colectivos y asociaciones pantalla cuelgan en la Red internauta, fruto de la manipulación, el odio y la revancha. Tienen derecho a saber cómo se está presionando contra el arzobispado hasta extremos inconcebibles con un problema que ha saltado a la misma diócesis. Por muchos motivos todo recurso dialéctico a la represión en la retaguardia es una hipocresía que en buena medida busca otras cosas. Es una agresión por principio y a los principios. Tienen derecho aquellos a saber qué nos jugamos aquí. Sembrando miedo y terror callejero, tergiversaciones, silencio y abandono, no se pueden hacer las cosas ni construir el presente y futuro.

No hablaremos ahora de los responsables de tanta dejación. Vayamos a lo práctico. Así se ha hecho para salvar el Derecho y el Monumento del Valle de los Caídos. La situación es tal que los navarros no nos valemos solos para defender lo que debemos defender, que es patrimonio espiritual primeramente de los navarros pero también del resto de los españoles. No estamos a la altura de las circunstancias. Necesitamos a todos nuestros compatriotas.

Somos amigos del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. El edificio es una auténtica obra de arte. Ahora en concreto: algunos talibanes lo quieren derribar. Otros más sutiles se lo han cargado –salvo su Cripta- transformándolo en otra cosa espiritual y físicamente. Esto va, paso a paso, a peor. Estamos en un momento clave. Domina hoy en el Parlamento y sobre todo la calle, quienes confunden aposta su venganza con una falsa reconciliación para al fin apropiarse del monumento en exclusividad. Al final quieren convertir el edificio del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada en el monumento primero escorado a favor de los contrarios, luego apropiado por los luchadores que llaman antifranquistas, y manipulado por los que querían luchar por la democracia incluidos los de ETA. Hoy todo es subjetivo y todo vale. Verá Vd. un monumento al ejército etarra como luchador por la libertad. Defina Vd. qué es la libertad: concordia bien servida.

Todo comenzó por suprimir el culto religioso público en su basílica hasta que ahora se arranque el culto privado en su sagrada cripta aunque es como una catacumba. Ayer, el monumento, entregado por el arzobispado al Ayuntamiento en 1997-98, fue previamente desacralizado –lo cual ya fue horrible-, sufrió agresiones físicas en cuanto que el Ayuntamiento tapó desde su comienzo inscripciones, lápidas y esculturas exteriores e interiores (salvo en la cripta). Aquello ha traído, en nuestros convulsos días, lo actual. Hoy día, el monumento, pero sobre todo su preciosa cripta, que es lo único que hasta hoy está abierto al culto religioso con Santa Misa y Via Crucis, está sufriendo la incomprensión de quienes más lo debían defender y los ataques del tentacular entorno de Bildu.

Tememos el abandono de lo que queda del monumento –tal es, repito, su hermosa Cripta-, que definitivamente se prohíba en ella el culto divino, y hasta su entrega según Derecho al entorno de Bildu, motivado todo ello por presiones inconcebibles en un Estado de Derecho, por los excesos de la verborrea del entorno EH-Bildu, y sobre todo por el terrorismo psicológico callejero.

El culto católico en esta Cripta –también las condiciones de dicha entrega- por muertos por Dios y por España es lo que debemos mantener y defender. Basta de presiones y manipulaciones políticas y callejeras de horrendo gusto.

Hay que escribir al señor arzobispo, con mucho respeto pero con igual firmeza, que muchísimos pamploneses, navarros y españoles quieren que la Hermandad de Caballeros de la Cruz mantenga su Derecho y celebre su culto religioso privado en la cripta, donde el Homenaje sólo es a Dios, y ansíen reabrir al culto la antigua basílica de la Santa Cruz. En la IIª República se perseguía a los católicos y después se les mataba –lo que, aclaro al delicado, que no justificará lo malo que se cometió por la otra parte-. Que quieren que la Cripta siga siendo cementerio y cimiento, que se respete la libertad religiosa de los católicos al culto religioso, que se respete el derecho a la privacidad, que se respete el derecho civil, el derecho de los muertos y sus familiares, y el derecho a la memoria histórica de la Navarra y España que reza por los navarros muertos en la Cruzada y todos los muertos. No es de extrañar que los revanchistas –cuyo pelaje todos conocemos- polaricen sus malas costumbres, pero eso no les justifica.

Aquí se ventilan muchas cuestiones. Nos jugamos la concepción del Derecho, la libertad religiosa de los católicos, la memoria de Navarra, yel presente y futuro de España.

* * *

6. Apéndice gráfico

Postal antigua del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada y la plaza del Conde de Rodezno con su estanque en medio. Se aprecian la parroquia de Cristo Rey y la casa parroquial. (Archivo privado JFG)

Postal antigua del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada y la plaza del Conde de Rodezno con su estanque en medio. Se aprecian la parroquia de Cristo Rey y la casa parroquial. (Archivo privado JFG)

 

Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada, antes de construirse la parroquia de Cristo Rey a la izquierda de la imagen y su casa parroquial a la derecha. Foto: Archivo de la HCVC

Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada, antes de construirse la parroquia de Cristo Rey a la izquierda de la imagen y su casa parroquial a la derecha. Foto: Archivo de la HCVC

 

Imagen parcial del Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. Foto: JFG 2015

Imagen parcial del Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. Foto: JFG 2015

 

Imagen parcial del Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. Foto: JFG 2015

Imagen parcial del Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. Foto: JFG 2015

 

La mejor fotografía que se ha realizado del conjunto de la cúpula del monumento de Navarra sus muertos en la Cruzada. Es propiedad de José Fermín Garralda (2011) Pido a los editores de "El corralito foral" (2015) de Iván Giménez que no cojan esta fotografía al utilizarla sin permiso. Es decir, la fotografía de la pág. 59 del libro con ese título, ha sido tomada directamente de la entrada del Blog elirrintzi.blogspot.com del 19-VII-2012, donde se advierte que la imagen es de JFG2011. Además, dicha imagen fue difícil de realizar; el trabajo y plusvalía no es suyo.

La mejor fotografía que se ha realizado del conjunto de la cúpula del monumento de Navarra sus muertos en la Cruzada. Es propiedad de José Fermín Garralda (2011) Pido a los editores de “El corralito foral” (2015) de Iván Giménez que no cojan esta fotografía al utilizarla sin permiso. Es decir, la fotografía de la pág. 59 del libro con ese título, ha sido tomada directamente de la entrada del Blog elirrintzi.blogspot.com del 19-VII-2012, donde se advierte que la imagen es de JFG2011. Además, dicha imagen fue difícil de realizar; el trabajo y plusvalía no es suyo.

 

Escena central del conjunto del fresco de Ramón Stolz en la cúpula del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. Imagen propiedad de José Fermín Garralda (2012).

Escena central del conjunto del fresco de Ramón Stolz en la cúpula del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. Imagen propiedad de José Fermín Garralda (2012).

 

Una escena del inmenso fresco de la cúpula del monumento por Ramón Stolz Viciano. Foto: Vaquero

Una escena del inmenso fresco de la cúpula del monumento por Ramón Stolz Viciano. Foto: Vaquero

 

Vista parcial de la Cripta donde la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz celebra su culto religioso privado. Foto: JFG 2015

Vista parcial de la Cripta donde la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz celebra su culto religioso privado. Foto: JFG 2015

 

Vista parcial del Via Crucis de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz. Año 2015. Foto: JFG 2015

Vista parcial del Via Crucis de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz. Año 2015. Foto: JFG 2015

 

Linterna, cúpula y parte del arquerío exterior. Foto: JFG 2015

Linterna, cúpula y parte del arquerío exterior. Foto: JFG 2015

 

Bellísimo conjunto escultórico de La Piedad. Propiedad de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz. Autor: José López Furió. Se encuentra en el presbiterio de la Parroquia de Cristo Rey. Foto: José Fermín Garralda 2013

Bellísimo conjunto escultórico de La Piedad. Propiedad de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz. Autor: José López Furió. Se encuentra en el presbiterio de la Parroquia de Cristo Rey. Foto: José Fermín Garralda 2013

 

Casco Viejo de Pamplona. Calle de San Francisco. Día 7-VII-2015. Foto: JFG 2015

Casco Viejo de Pamplona. Calle de San Francisco. Día 7-VII-2015. Foto: JFG 2015

 

Hagas lo que hagas… Casco Viejo de Pamplona. Calle del Carmen (2015)

Hagas lo que hagas… Casco Viejo de Pamplona. Calle del Carmen (2015)

 

Calle Navarrería de Pamplona. Pancarta denunciada verbalmente al retén de la Policía Foral que estaba en la actual Diputación Foral. Representa a la presidenta Yolanda Barcina (20-XII-2014).

Calle Navarrería de Pamplona. Pancarta denunciada verbalmente al retén de la Policía Foral que estaba en la actual Diputación Foral. Representa a la presidenta Yolanda Barcina (20-XII-2014).

 

Su lucha ideológica y el color de sus cristales no les deja ver la realidad. Hay de todo. Es el más puro voluntarismo. Diario de Noticias, 12-II-2015

Su lucha ideológica y el color de sus cristales no les deja ver la realidad. Hay de todo. Es el más puro voluntarismo. Diario de Noticias, 12-II-2015

  •  José Fermín GARRALDA ARIZCUN, Dr en Historia, “Monumento de ‘Navarra a sus muertos en la Cruzada. La actual persecución religiosa en Navarra. Aviso a los navarros, 2015, 29 pp. con numerosas imágenes; publicado en historiadenavarraacuba.blogspot.com y en desdemicampanario (7 de julio de 2015)
  • Javier BALEZTENA, “Monumento a los muertos de Navarra en la Cruzada Nacional”, inédito, 57 fols.
  • VV.AA., Catálogo Monumental de Navarra, Pamplona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>