Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

7 Julio 2015 • Aviso a los navarros

José Fermín Garralda Arizcun

Persecución religiosa en Navarra

Postal antigua del monumento de "Navarra a sus muertos en la Cruzada" y la Plaza del Conde de Rodezno con su estanque en medio. Se aprecian la parroquia de Cristo Rey y la casa parroquial (Archivo privado)

Postal antigua del monumento de “Navarra a sus muertos en la Cruzada” y la Plaza del Conde de Rodezno con su estanque en medio. Se aprecian la parroquia de Cristo Rey y la casa parroquial (Archivo privado)

1. Es hora de avisar.

Momento es éste de estar despiertos los católicos navarros, las asociaciones religiosas, los hombres de cultura, los escritores y periodistas independientes, las universidades y los estudiosos del arte. Este es el momento, pero otra cosa es que se quiera estar despierto. Sin duda el Sr. Arzobispo Mons. Francisco Pérez González es consciente de la puntual persecución religiosa en Navarra, disfrazada con la máscara política porque para el neo marxismo y su entorno todo es política. Si ésta persecución no surge con un motivo surge por otro, fruto de la atrevida libertad de la que gozamos.

La cuestión debe trascender al público, pues sobran cautelas, prudencias de la carne y silencios cuando algunos, detentadores del poder municipal y su entorno, plantean todo con un total descaro. El arzobispado debe escuchar, y mucho me temo que la gente normal y corriente no llevemos la mejor parte porque hoy sobre todo se escucha al violento o al que puede hacer daño. La razón es muy sencilla: nadie quiere líos, aunque hace poco un amigo me dijo que cuando hay problemas graves de nada sirve aparcarlos y, otro, que no porque muera el perro se acaba la rabia. Mucho me temo que en este tema, la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz está siendo ninguneada.

¿De qué se trata? Desde hace algún tiempo se arremete contra el Monumento de Navarra a sus Muertos en la Cruzada, y sobre todo contra la celebración de la Santa Misa en su cripta, lugar sagrado, funerario y de enterramiento, pues –dicho no sin ironía- quedan lejos las Leyes de libertad religiosa de 1967 y 1980, y la Constitución de 1978. A algunos, la oración religiosa prolongada por sagrada que sea, el respeto a un lugar privado, el derecho civil, el derecho canónico, el derecho de un grupo de católicos a vivir la religión, y los muertos con nombres y apellidos… les molestan hasta el límite de lo insoportable.

Este Monumento contenía la basílica de la Santa Cruz desacralizada desde 1997. Bajo ella existe una cripta a modo de actuales catacumbas donde se celebra culto religioso (Vía Crucis y Santa Misa) todos los meses. Hermosea el exterior de ambos lados del Monumento un arquerío de inspiración clasicista y con un par de brazos simbólicamente acogedores, mientras que el grandioso edificio señorea una hermosísima plaza cuadrangular, con un gran estanque en medio, que recibe a los transeúntes de la avenida de Carlos III el Noble. Arquitectónicamente y en mi opinión, los edificios de la parroquia y casa parroquial, construidos a ambos lados del arquerío –la primera piedra de dicha casa se puso el 29-X-1961-, son inadecuados al conjunto. Tampoco ha pasado desapercibida la escultura snob de metal colocada hace años enfrente del monumento y al otro lado del estanque, cuya postura es inapropiada cuando se echa las manos a la cabeza, lo que indica que por esos años fue ubicada ahí intencionadamente.

La cripta son los cimientos del Monumento, físicos pero también espirituales. Pues bien, la actual arremetida contra el Monumento a la que nos referimos se inserta dentro de un Plan muy amplio que luego explicaremos.

Hoy, la persecución sufrida desde un tiempo atrás, se ha transformado en persecución a lo que contraríe a ciertas utopías actuales, cada cual más radical. De no ser así, no se explica tanto empeño y saña –de la que carecen absolutamente quienes sólo son capaces de rezar por las almas de difuntos-, tanta malevolencia y pasos calculados hacia el mismo fin.

Hoy existe una tremenda presión política y psicológica: se presiona sobre la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, y en especial sobre el arzobispo y el ámbito clerical. La pancarta de los pequeños colectivos extendida enfrente del palacio arzobispal dice: “¿Hasta cuándo cómplices del franquismo? Noizarte frankismorenalde?” (20-VI-2014). Otras veces: “Mola, Sanjurjo y demás golpistas fuera de nuestra ciudad. Arzobispo ¡cómplice!” (25-XI-2014). Ciertas oligarquías ideológicas presionan sobre los más débiles. Y no se puede actuar bajo presión, ni al dictado de nadie. No se debieran abandonar los propios derechos, cayéndose en la categoría de ciudadanos de segunda clase, como ya ocurrió con la “Educación para la Ciudadanía” de Rodríguez Zapatero, impuesta en Navarra por el presidente Sanz (UPN), quien además se adelantó a los plazos legales.

No será ésta nuestra última alerta. Desde luego, no somos una torre de vigía por si acaso vienen los berberiscos, porque la claudicación tienta a algunos de la propia casa. Digamos que nada hay consumado en las esferas eclesiásticas –las civiles no cuentan porque la cripta del Monumento no cae bajo su jurisdicción y además dicen que hay separación Iglesia y Estado-. Si el tema que se trae a colación es cosa juzgada desde el estamento clerical, desde luego que no es cosa consumada. Porque precisamente se confía en los responsables de la diócesis lanzamos esta alerta.

2. ¿Ante un segundo cambio-ruptura?

En una sociedad debilitada a ciencia y conciencia durante décadas, al fin EH-BILDU (marxismo separatista pro etarra) detenta la alcaldía de Pamplona (Navarra) con 5 concejales sobre 27, apoyado por Geroa Bai (nacional-separatistas), la marca de Podemos en Pamplona, e IU. Los pamploneses no están así bien representados, ni como tales, ni por los programas electorales, ni numéricamente (omitimos señalar precisiones evidentes como el 30% de abstención).

A lo que vamos. Lo de menos son las siglas de quienes mandan hoy. Lo de menos es que se trate de un segundo cambio-ruptura política. Estas páginas no son de política. El Monumento de Navarra no tiene por qué ser víctima de lo que ocurra en el presente, salvo si lo que se pretende es cambiar lo que las cosas han sido, lo que deben ser, e incluso lo que en parte siguen siendo. Decimos que no queremos hacer política, sino describir una situación, aunque para algunos –los de a modo de gen totalitario- todo sea política. Pues bien, lo más importante es recordar a qué aspiran las oligarquías que gobiernan, qué hacen en realidad, y la persecución a la celebración de la Santa Misa en la citada cripta, que anuncia la persecución contra todo símbolo religioso conservado en el monumento, y conlleva la subordinación de la Iglesia al Estado o, mejor, al partido político o suma de partidos de turno. Subordinación ésta realizada al compás de las presiones callejeras y de grupos organizados.

El Monumento de Navarra no es “a los Caídos” sino a los navarros muertos en la Cruzada. No lo es a un régimen político, ni de hecho se circunscribe en uno u otro régimen (hasta 1997 la basílica de la Santa Cruz estaba abierta al culto), sino que es el monumento al valor heroico de miles de navarros y de sus familias –de gran parte de la sociedad navarra-, hecho suyo por la Diputación Foral del momento. Hoy, los manipuladores quieren identificar el Monumento con un régimen político, con una ideología –todas las consideran odiosas salvo la suya-, con una represión por todos lamentada –y por algunos exagerada y utilizada- que además no tiene relación con los voluntarios del frente de batalla. Por lo mismo que identifican a don Felipe de Borbón y Grecia con el franquismo. Para ellos sólo cabe -ayer y hoy- sus parámetros revanchistas, aunque sea a costa de la realidad. Vivir e imponer utopías es a la larga un rotundo fracaso y hace mucho daño a la sociedad. Quede claro que el Monumento no es de y para un Régimen –el que fuese- sino para la Navarra de su momento y de sus hijos y nietos, la Navarra milenaria que defendió la fe católica frente a la persecución religiosa y el marxismo.

A lo nuestro. Conocemos el Plan o “Acuerdo programático del Gobierno del cambio para Iruñea- Pamplona” que impone su “memoria histórica” para deconstruir el presente y construir el futuro, previo ejercicio de presiones, engaños, y un terror psicológico callejero. Ya he dicho que nuestro Sr. Arzobispo ha sido víctima de presiones mediante pancartas insultantes, que amenazan en el futuro próximo. Y así es difícil vivir. No se puede vivir de sobresalto en sobresalto. Ahora bien, también hubo presiones por las inmatriculaciones de los edificios de la Iglesia que ésta realizó para evitar una nueva desamortización, presiones por el tañer de las campanas de la catedral o las parroquias del Casco Viejo, presiones por las sesudas declaraciones del arzobispo anterior don Fernando Sebastián sobre qué grupos políticos pueden llamarse católicos así como por sus declaraciones sobre la homosexualidad, etc. y, en suma, por todo lo que se diga y haga. Se presionó y se aguantó firme. En realidad, cualquier cosa puede ser ocasión de lío para quien desea organizarlo. Si una presión sucede a otra, también podrían darse todas a la vez -y si no tiempo al tiempo-, de modo que cualquier cesión estimula y multiplica nuevas presiones.

La violencia de los delincuentes ha estado en la calle antes y durante las elecciones de mayo de 2015. Se dice que hubo y hay paz, pero decir eso es un camelo. Es el cuento chino muy útil para el perseguidor. En la prensa regional –Diario de Navarra, Navarra Confidencial…- abundan los ejemplos que muestran la violencia callejera, hasta el hecho de perseguir y pegar a unos militares de paisano. Por ejemplo, el boicot en la plaza pública a la candidatura de Impulso Social presentada a las elecciones europeas en mayo de 2014 sigue sin pasar juicio en los tribunales –y ya hemos tenido otras elecciones por medio-. Parece que todos en Navarra se resignan a vivir así: es el precio porque ETA no asesina.

Lógicamente, en dicho Plan sobre el Monumento de Navarra presentado por los grupos municipales dominantes, no se recoge con objetivo que no se celebre la Santa Misa en su cripta, pues esta exigencia se plantea en el ámbito de las pancartas, la prensa ideologizada, la verborrea incontinente, sembrando lógicamente desasosiego, división, temor y angustia. Tampoco el arzobispado parece que quiere ponerlo por escrito.

3. El hecho.

¿Qué dice el Plan de la coalición post electoral? El Plan de dicha coalición postelectoral de carácter marxista y separatista, unidos todos “contra” los regionalistas, dice así:

“40. Proceso de participación social y concurso internacional de ideas para actuar sobre el actual Monumento a los Caídos (Monumento de Navarra a la Cruzada) en un espacio dedicado, principalmente, a la libertad y a la memoria y a la cultura de la Paz y de los Derechos Humanos, sin límites de actuación. Se trataría de un espacio de alta calidad urbana, puerta de transito al sur entre la meseta y el nuevo barrio de Lezkairu.
41. Colaboración con el Gobierno de Navarra y las asociaciones dedicadas a este asunto para fomentar y dotar de presupuesto las labores de investigación y divulgación de la Memoria Histórica, en especial las tareas de localización, indagación y exhumación de restos y fosas comunes.
42. Eliminación de la simbología franquista, recuperación de la memoria histórica y reconocimiento y reparación de las víctimas olvidadas, en cumplimiento de la legislación vigente en materia de Memoria Histórica. Eliminar los vestigios toponímicos franquistas en nuestras calles, incluyendo la actualmente llamada “Plaza de Conde Rodezno”.
43. Este gobierno asume el compromiso expreso de desarrollar acciones concretas en relación con el necesario reconocimiento, justicia y reparación de todas las víctimas, a través de la constitución de una Comisión Especial por la Paz y la Convivencia”.

4. La ecuanimidad, la verdad y el Derecho.

Desde el punto de vista del Monumento de Navarra, desacralizado desde 1997 -pero no su cripta que continúa siendo lugar sagrado-, tales intenciones del texto tienen cierta ambigüedad de la que puede pensarse lo peor, como sería el derribo del monumento del que algunos han hablado más que escrito. El hablar se lo lleva el viento mientras que la hemeroteca origina disgustos con el paso de los años. Para ocultar el rechazo que esto produciría, y esconder su odio hacia el Monumento de Navarra, la excusa para bla bla bla es unir urbanísticamente la avenida Carlos III el Noble con el reciente barrio de Lezkairu, lo que reflejaría por parte de las oligarquías activistas un afán centralista tanto visual como organizativo, y además contrario a la concepción de barrio y IIº Ensanche. Luego está el hecho mismo del derribo de tan majestuoso e histórico edificio.

Todo esto sería impensable de estar el monumento dedicado a los gudaris o soldados separatistas vascos, las Brigadas Internacionales y los milicianos socialistas y anarquistas. A su vez, en España se han multiplicado monumentos, calles etc. a comunistas, anarquistas, socialistas, separatistas y hasta etarras, lo que indica que en Navarra la gente corriente tiene miedo, promovido por la inestimable colaboración de los nuevos constructores con triangulo y compás.

Pues bien, el Monumento de Navarra tiene su época arquitectónica clasicista, y su estilo propio: grandiosidad, sobriedad, líneas severas muy clasicistas, piedra como muros y pizarra en las cubiertas. Sus torres se asemejan a la parte superior de las torres de la fachada neoclásica de la catedral de Pamplona (Ventura Rodríguez, s. XVIII), y forma un conjunto armónico con la plaza cuadrangular. Su bóveda es una de las mayores de España –es posible que la segunda-, y sus pinturas al fresco son magníficas. Plaza y Monumento tienen unos soportales muy hermosos, de mucho mayor tamaño que la plaza porticada de Santander. Podrían subrayarse muchos elementos constructivos cuya explicación dejo a otros más preparados en historia del arte. Sea lo que fuere, el Monumento como edificio es único. Hay quien lo está estudiando desde dicho punto de vista del arte, concluyendo entre otros aspectos que no se trata de un edificio franquista -y aunque lo fuese-, mote éste en el que insiste el actual talibán, cuya táctica es verbal en sus comienzos.

A nuestro mundo globalizado, cómodo y pasota, que opina sobre todo pero desconfía en poder influir, se le ha informado que el estado Islámico ha comenzado la destrucción de la ciudad greco-romana -hoy Siria- de Palmira, minada desde hace dos días, volando ya los dos mausoleos islámicos denominados Perla del desierto por ir “contras sus creencias” (Diario de Navarra, 24-VI-2015).

En relación con el grado de protección del Monumento, nos informan que el Ayuntamiento de Pamplona lo protege con un nivel 2 y las arcadas con un nivel 3. Ahora bien, estas valoraciones son orientativas, porque es el Ayuntamiento quien quita y pone los niveles de protección. Y ya se sabe, lo que hoy importa es el poder ejecutivo por encima de cualquier otra consideración: este el paso abierto al totalitarismo, la arbitrariedad y a hacer la corte al amigo talibán. El Monumento de Navarra está incluido en el Catálogo Monumental de Navarra, y también debería estar protegido por el Gobierno de Navarra, además con el mismo nivel 2.

Como veremos, no se puede retirar la simbología que –sin serlo- llaman franquista (lápidas, frescos, escudos, leyendas interiores y exteriores) porque está incluida como una cláusula de la donación. Si la modifican, el edificio y los terrenos vuelven al Arzobispado, claro que siempre que éste los reclame, lo que nos tememos que no haría. Otra cláusula es que el uso se limite a sala de exposiciones acorde en dignidad con la naturaleza originaria del monumento. El Arzobispado debería negarse ante cualquier modificación y recordar al Ayuntamiento las condiciones de la donación y las consecuencias que puede llegar a tener el incumplimiento. Lo dicho: este Monumento es único.

La siguiente entidad, a la hora de proteger el Monumento y dentro del ámbito Foral, sería la institución Príncipe de Viana del Gobierno de Navarra que sólo protege si alguien lo reclama. A otros niveles, pídase que actúe y emita informes el Ministerio de Educación y Cultura, el Patrimonio del Estado, la Real Academia de San Fernando, e incluso la Universidad de Navarra gracias a sus Cátedras de Historia del Arte o Patrimonio. Los herederos de los arquitectos y del pintor Ramón Stolz pueden negarse a la modificación del Monumento, porque todavía éste se encuentra sujeto a la Ley de Propiedad Intelectual. En esa Ley se deja claro que los autores o herederos, pueden exigir el respeto a la integridad de la obra e impedir cualquier modificación o alteración de la misma. Esta Ley es muy interesante y los derechos de autor se extienden 70 años después de su fallecimiento. También hay que recordar al lector escrupuloso que ya se juzgó la cuestión de que el Monumento cumplía la Ley de Memoria Histórica, y la cumple. (Es información cualificada y particular).

Que algunos amenacen con derribar el monumento (IE y algunos políticos a punto de desaparecer) es una boutade para hacerse notar electoralmente; quiero creer que dicha tesis es para asustar y para que nadie diga ni haga nada, y así ellos puedan hacer todo. También pueden querer que surja una falsa antítesis que ciegue por el exceso de luz. (Esperamos no provocarla nosotros). Así parecería como moderado y creíble ante la opinión pública -como síntesis-, el hecho de arrancar todo símbolo actual (aunque estén tapados, salvo la cripta que tiene una función religiosa para rezar principalmente por los que murieron en la Cruzada por Dios y por España) para darle un símbolo diferente como es la reconciliación (integrador en apariencia pero en este caso realmente excluyente y tramposo), que a su vez y con el tiempo se transforme en un símbolo opuesto (ensalzar el antifranquismo) y hasta enfermizo (el triunfo de los terroristas convertidos en patriotas o abertzales).

El Monumento convertido en Sala de Exposiciones, no siempre acordes con la dignidad del Monumento. La exposición sobre la Madre Teresa y otras de arte religioso han demostrado lo mucho y bueno que se puede hacer. Foto: JFG 2015

El Monumento convertido en Sala de Exposiciones, no siempre acordes con la dignidad del Monumento. La exposición sobre la Madre Teresa y otras de arte religioso han demostrado lo mucho y bueno que se puede hacer. Foto: JFG 2015

Lo cierto es que el arzobispado está sufriendo muchas presiones, en primer lugar para que no se celebre la Santa Misa en la cripta del monumento. Si se ha cedido dos aspectos (el edificio en 1997 y la celebración de la Santa Misa en la cripta en 2015), esperemos que no se ceda más y que se recupere dicha celebración religiosa en dicha cripta como Misa de capellanía. Para ello los agitadores han inventado eslóganes y argumentos que podríamos desmontar uno a uno. Además, quienes deben responder a esta agresión los debieran conocer bien.

5. La construcción del Monumento.

Hagamos un esfuerzo para situar mejor al amable lector. El proyecto arquitectónico del Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada por causa de la Religión y la Patria, lo presentaron los arquitectos José María Yárnoz Larrosa (1884-1966) y Víctor Eusa Rázquin (1894-1990) a la Diputación Foral de Navarra el 14-II-1942, quien lo aceptó el 23 de junio de dicho año.

Por su parte, y mientras se realizaba la construcción, el 15-X-1947 dicha Diputación Foral ofreció donar el monumento a ese magnífico Obispo de Pamplona que fue don Enrique Delgado Gómez (1946-1968), que aceptó el 31 de octubre.

La primera Misa rezada en la basílica de la Santa Cruz, que así se llamaba la iglesia del Monumento, fue a petición de la Hermandad de los Alféreces Provisionales de Navarra, el día de San Francisco Javier del 7-XII-1958, aunque esto no significaba su inauguración oficial.

Andrés-Gallego toma como inauguración del monumento la visita que el 4-XII-1952 realizó el jefe de Estado; sin embargo, el 5-VII-1957 la Diputación nombró una comisión de dos diputados (Alfredo Larumbe, Ambrosio Velasco y el secretario Úriz) para solicitar la inauguración, lo que extrañó al ministro de Justicia Sr. Iturmendi y al mismo Franco en calidad de Jefe de Estado, que ya daban por inaugurado el Monumento en dicha visita.

El 1-II-1963 la Diputación cedió definitiva y gratuitamente el Monumento al Obispado, reiterando el carácter votivo que debía tener a perpetuidad. De ésta manera, se prohibía que en sus altares se colocase imagen alguna, al estar presidiendo todo y únicamente la imagen del crucificado situado en el Altar Mayor o central. Eso explica que la imagen procesional de La Piedad tallada por el valenciano José López Furió (1930-1999) que vivía en Pamplona, y sufragada mediante una suscripción popular y la generosa aportación de la Diputación Foral a nombre de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, no se colocase en el Monumento, ni siquiera en una de las dos capillas laterales de la entrada, de modo que se llevó a la parroquia de Cristo Rey. Siempre La Piedad ha estado en el presbiterio de dicho templo –de arquitectura realmente sosa-, la Hermandad se ha gloriado de ello, y por ello qué menos que el párroco de hoy fuese un poco agradecido en vez de distanciarse feamente de dicha Hermandad. La Piedad fue bendecida por el Sr. Obispo Delgado Gómez en la parroquia de Cristo Rey el 19-VII-1967.

La única imagen escultórica del Monumento era el bellísimo Cristo crucificado de Juan Adsuara Ramos (1891-1973), que mide tres metros y ha sido dos veces restaurado por la Hermandad una vez colocado debidamente en la cripta.

El Cristo está esculpido a piezas y originariamente era de color claro, quedando hoy oscurecido.

La representación pictórica o el monumental fresco que cubre la magnífica bóveda del templo, es del valenciano Ramón Stolz Viciano (1903-1958). En ella se narra los episodios cúlmenes de la historia de Navarra centrados en el impulso misionero de San Francisco Javier.

En los muros se recogen los nombres de 4.653 muertos en el combate –creo- y a consecuencia de él.

El traslado de los restos mortales del teniente general José Sanjurjo Sacanell y del general Emilio Mola Vidal se realizó con toda solemnidad el 17-VII-1961, a los 25 años del Alzamiento, y se situaron en la cripta junto con otros voluntarios (1).

Sobre el monumento existe un trabajo inédito de Javier Baleztena Abarrategui (2); está en el Catálogo Monumental de Navarra, y un investigador continúa hoy su pormenorizado estudio. La cripta fue fotografiada hace pocos años por dos señores para una exposición a realizar en Centroeuropa relativa a la arquitectura votiva de esta época en toda Europa.

Desde los comienzos del Monumento, la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, erigida canónicamente el 26-XII-1939 por Mons. Marcelino Olaechea Loizaga en el monasterio de Irache, mantuvo y dio vida al edificio. Lo mantuvo abierto al culto aunque el edificio cayese en un abandono por parte del arzobispado producto de las goteras, siendo arzobispo mons. José María Cirarda y prior de la Hermandad don Joaquín Martínez Úbeda.
Mons. Cirarda, protegido por Bueno Monreal, desembarcó o llegó a Pamplona el 23-II-1978.

6. La situación legal del Monumento, donde se distingue la antigua basílica y la actual cripta.

A mons. José María Cirarda le sucede mons. Fernando Sebastián el 26-III-1993, y en 1997-1998 éste último donará –no venderá- el edificio al Ayuntamiento de Pamplona con diversas condiciones, desacralizándolo al efecto.
La Iglesia recibió gratuitamente el Monumento de manos de la Diputación Foral y lo donará gratis –aunque con condiciones- al Ayuntamiento de Pamplona. ¿Querrán ignorarse dichas condiciones? La donación incluía la basílica, el arquerío y la explanada. Aunque aparentemente el motivo era el gasto que importaban unas obras del todo necesarias, la basílica de la Santa Cruz fue desacralizada, se le arrebató su función originaria, y además fue entregada a la institución política municipal cuya continuidad sobre todo hoy día es harto dudosa.

De la desacralización se salvó la cripta, cuyo cuidado el arzobispo don Fernando Sebastián encargó verbalmente a la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, destinó de hecho a la oración, y señaló como sede de la Hermandad según los Estatutos o Reglas (Art. 2) por él actualizadas el 9-I-2006.

Del error que fue la donación del Monumento al Ayuntamiento -¿es que no podía hacerse una cuestación popular para sufragar gastos?- y la desacralización en 1997, se están sufriendo ahora las consecuencias. Sobre todo las sufren los que dieron su vida por Dios y España, aunque ya están casi todos muertos. Aquí nadie parece dolerse de nada: estaríamos tentados en decir que más valiera a los mártires y héroes haber conservado la vida, pues la actual generación –sus nietos y biznietos- no es digna de ellos. No obstante, queremos pensar que esta indignidad es por desconocimiento y por la propaganda creada, pues hoy se prefiere la dialéctica a la verdad, hay un silencio culpable en quienes debían hablar, mientras que a muchos navarros todo esto les hiere aunque callen. ¿A quién pudieran recurrir? También sufre la verdadera memoria histórica, hoy tan en boga pero para hacer y deshacer al arbitrio de cualquier agrupación y político atrevido y con poder.

Con ocasión de la pérdida de la basílica de la Santa Cruz por la Hermandad en 1997, que ella cuidaba, mantenía el culto y donde tenía su sede, desde 1996 la Hermandad celebró sus actos en la parroquia de Cristo Rey hasta que el 19-XI-2002 pasó a la cripta, día éste en cuya celebración tuvo lugar el traspaso de poderes del prior saliente (don José Ángel Zubiaur Alegre, uno de los fundadores de la Hermandad) al entrante (don Javier Garisoain Otero).

A continuación, concretemos en qué consiste la cesión o donación gratuita del edificio al Ayuntamiento de Pamplona. Las cláusulas figuran en el preacuerdo de donación fechado el 4-VII-1997. Se donó al Ayuntamiento la zona superior, es decir, la basílica de la Santa Cruz, reservándose la diócesis la utilización de la cripta donde se puede dar culto religioso y los bajos del arquerío de la parte derecha que conectan con la parroquia de Cristo Rey. Las estipulaciones del preacuerdo dicen así:

“3ª.- No obstante la donación que se pretende llevar a cabo, la Parroquia donante se reservaría para sí y, en todo caso, para el Arzobispado de Pamplona, el uso y disfrute a perpetuidad y mientras el edificio donado se mantenga en pie, de la Cripta central en la que podrá celebrar los actos de culto que tenga por conveniente así como el uso y disfrute de la totalidad de las dependencias ubicadas bajo el arquerío lateral izquierdo del edificio donado, visto el mismo desde su frente o plaza de Conde de Rodezno
Esta reserva tendrá, a favor del donante y del Arzobispado de Pamplona, el carácter de derecho real inscribible en el registro de la Propiedad”.

Esta cláusula es muy significativa y cierra paso a veleidades entreguistas. Otras condiciones eran las siguientes:

“4ª.- una vez producida la donación, el donatario deberá destinar el edificio donado a actos o actividades de estricto orden cultural, educativo, exposiciones artísticas, etc… En todo caso, estas actividades deberán estar a tono con la naturaleza y origen de la edificación, cuidando el donatario de mantener en el interior del edificio el orden y debido respeto a la Cripta.
Si en alguna ocasión la Diócesis precisase de utilizar los espacios cedidos para exposiciones u otros usos similares a los propios que establezca el Ayuntamiento, tendrá una consideración especial.
5ª.- El donante se interesa en que se respete y mantenga por el donatario en buen estado de conservación las lápidas e inscripciones funerarias existentes en el interior y exterior del edificio.
A tal fin, y como una de las opciones posibles, el donatario podrá taparlas u ocultarlas sin que, en ningún caso, el ocultamiento o velado de dichas lápidas e inscripciones perjudique el contenido de las mismas” Etc.

Esta escritura del 4-VII-1997 fue aprobada por el Pleno municipal el 12-IX-1997, que aceptó la referida donación en los términos indicados en el preacuerdo y con las reservas del uso y disfrute señaladas.

La escritura de cesión se firmó el 19-V-1998, concretamente por al Arzobispado (mons. Fernando Sebastián Aguilar y el párroco de Cristo Rey), el Ayuntamiento (el alcalde José Javier Chorraut Burguete) y el Gobierno de Navarra (José María Aracama Yoldi). La escritura de donación definitiva recoge el sentir del donante del preacuerdo.

Luego llegaron las obras realizadas por el Ayuntamiento, el aislamiento o cierre total de la cripta respecto a la antigua basílica de la Santa Cruz, y el desmantelamiento de todo significado de dicha basílica. El aislamiento de la cripta fue tan extremo y de tan graves consecuencias que, el 7-VI-2014, el cronista de la Hermandad abrió un respiradero en una antigua puerta tapiada para evitar que la humedad destruyese el mobiliario (bancos, armarios y objetos), el Santo Cristo de madera, y hasta las aristas de la misma piedra; al fin, estas humedades han desaparecido.

A ello se sumó el insufrible abandono en un rincón de una Cripta cerrada a cal y canto, de la artística imagen del Cristo Crucificado tallada por Juan Adsuara Ramos. Desde ese momento la vergüenza se apodera de los navarros del viejo Reino, que la Hermandad ha suplido restaurando la imagen y colocándola en el lugar de honor de las nuevas catacumbas. La significación de esta imagen en la basílica de la Santa Cruz fue tal que impedía “colocar imagen alguna en los Altares, pues todo el edificio deberá estar presidido por la sola imagen del Cristo Crucificado, que figura en el Altar Mayor o Central” de la basílica (preacuerdo de donación f. 3).

Decimos que éste espacio se ha convertido durante años en unas dulces y amables catacumbas. Confiamos en el superior eclesiástico para que lo sigan siendo, pues de lo contrario puede pensarse que las catacumbas se extenderán por la parroquia de Cristo Rey y la misma diócesis. No refiramos el cambio de Navarra de una fe arraigada a un desarraigo por dejación religiosa a sólo a la industrialización y a una sociedad terciarizada.

Nuestra generación se ha ido perdiendo poco a poco con grandes culpas de cuya necesidad de arrepentimiento nada se dice. Sí, hoy día está de moda exigir a los demás que pidan perdón, pero los hay que nunca lo piden, generalmente los que más exigen a los demás ciudadanos.

Ya se ha dicho que la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, que es canónica, que tiene su sede en dicha Cripta, y que cada mes reza el Via Crucis y asiste a la Santa Misa dedicada a los muertos por Dios y por España, así como por los caballeros y damas de la Hermandad fallecidos. Dicha Santa Misa se ha celebrado hasta ahora sin problema alguno y con una gran devoción; no diremos más, a la espera de acontecimientos con motivo de la persecución religiosa que la Hermandad y el arzobispado sufren en contra del derecho civil y eclesiástico, sobre la cripta y hasta el Monumento desacralizado.

En un amplio abanico ideológico que incluye desde los pro etarras hasta los socialistas, se atenta contra la intimidad y la propiedad, contra la libertad civil y la libertad religiosa de unos y otros católicos. También es verdad que una cosa son las élites y otra los votantes, y que de aquellas muchos no saben lo que hacen con una perspectiva tergiversada.

Monumento único desde el punto de vista arquitectónico, cierra el 2º ensanche con un broche de oro. Articulando los barrios recientes de la ciudad. Lo mismo diríamos del edificio del Parlamento de Navarra (antigua Audiencia). Foto: JFG 2015

Monumento único desde el punto de vista arquitectónico, cierra el 2º ensanche con un broche de oro. Articulando los barrios recientes de la ciudad. Lo mismo diríamos del edificio del Parlamento de Navarra (antigua Audiencia). Foto: JFG 2015

7. ¿Ceder ante el moderno talibán? ¿Ceder en materia religiosa por presiones políticas?

Lo ocurrido en España y Navarra desde 1976 no se presentó al público como ruptura sino como cambio, reforma perfectiva y transición, en contra de los deseos del radicalismo de izquierdas que hablaba de ruptura. Hubo un pacto de no pedir cuentas y hasta de olvidar el pasado, hubo amnistía a terroristas, y borrón y cuenta nueva. Claro es que con Rodríguez Zapatero (PSOE) un sector no mantuvo lo acordado, y ha sido el único en concretar dando una máxima extensión a la Ley de Memoria histórica del PSOE con la complacencia de un Partido Popular que tiene la mayoría absoluta.

Ahora se quiere consumar un segundo cambio, pero en clave de ruptura -idea que viene de atrás-, para acceder a la supuesta democracia popular o socialista que consumará finalmente los presupuestos iniciales de la democracia liberal que son la causa de lo que hoy día sucede. Como una voraz enredadera se manifiestan ya las intenciones del moderno talibán.

La situación actual expresa un parámetro y ambiente donde todo se permite salvo la rectitud moral, social, y la vida en católico. Desde la prensa convencional o la digital, desde la misma calle con violentas pancartas o bien actos teatrales, desde los programas de algunos partidos políticos en las elecciones (IU, PSOE, Bildu) y desde el poder de la mayoría de votos del Parlamento de Navarra, hemos dicho que se presiona contra la intimidad y la propiedad, la libertad civil y la libertad religiosa de ciertos católicos.

Decimos contra la intimidad porque las celebraciones de la cripta del Monumento son privadas, aunque los que deseen puede pedir a la Hermandad permiso para ser admitidos a sus actos. En este sentido son celebraciones abiertas, pero insistamos que tienen un carácter privado.

Decimos contra la propiedad, porque nadie que no sea el Obispado puede entrometerse en la cripta, pues éste tiene la plenitud del derecho.

Decimos contra la libertad civil porque nadie puede prohibir a otro lo que haga en su casa o en los lugares privados. En una ocasión (19-VII-2012) se infiltraron dos periodistas del diario etarra Gara, hicieron fotografías y luego una crónica insultante e hiriente contra el pater que, a partir de ello, dejó prudencialmente de celebrar la Santa Misa. Tras la colaboración de varios sacerdotes, a mediados de 2013 le sustituyó con gozo otro pater, pero ya le han dicho verbalmente en el arzobispado, y en una situación que creemos algo equívoca, que no celebre la Santa Misa en la cripta. Esperemos que los responsables den marcha atrás en esta decisión, no hagan más cesiones, y se recupere el Derecho a pesar de las presiones de quienes actúan porque me llamo león. De lo que conozco, la Hermandad de Caballeros no ha recibido notificación escrita, y no se resigna a dicha pérdida, manteniendo desde luego la celebración del Via Crucis en la cripta que es su sede.

Y decimos contra la libertad religiosa de los católicos porque se presiona para que se prohíba el culto religioso en la cripta, concretamente la Santa Misa por los que dieron su vida en el frente “por Dios y por España”. Así mismo, se quieren suprimir los símbolos y significado religioso del Monumento, se vulnera la dedicación y función originaria del monumento, y alguno de los agitadores habló de que el señor obispo pidiese perdón por la postura de Mons. Olaechea Loizaga. Veremos con qué libertad y entereza reacciona el señor arzobispo, que tiene una jurisdicción exclusiva sobre la cripta y la Hermandad, que es canónica.

En tiempos de agitación es mejor no hacer mudanzas. Eso viene a que Navarra está en el ojo del ciclón de unos problemas ideológicos que siendo artificiales ya han estallado movidos por minorías muy ideologizadas, activas y hasta verbalmente violentas. Sin embargo esto no es de ahora, pues de una manera menos aparatosa lleva haciéndose muchos años.

El escritor –que fue político del PSOE- Víctor Manuel Arbeloa, es muy elocuente sobre los propósitos de –por ejemplo- Euskal Memoria (sucesores de ETA-batasuna) en su artículo “Patriotas, no delincuentes”, pues dicha página informática escribía el 2-X-2011 un “Aviso a los que quieren un relato de vencedores y vencidos: el que convenza, vencerá”. Dice Arbeloa:

“Y en eso están, como se ve cada día en los comentarios que los diarios confederalistas e independentistas vascos los acogen encantados: sumando los muertos desde 1512, la España mala contra los vascos buenos; pintando la Segunda república como un paraíso; atribuyendo la ferocidad de la guerra civil a solo un bando; vituperando al conde de Rodezno, tras exaltar al general Zumalacárregui; apropiándose de todo el antifranquismo, y repartiendo las últimas víctimas de “toda violencia” entre dos partes iguales, incluyendo los muertos por su propia bomba o los de las familias de los presos durante los viajes” (Diario de Navarra, 23-VI-2015).

En estas páginas concretamos lo anterior con el ejemplo del Monumento, tema que se tiende silenciar como si fuese tabú. Creemos que el sistema ha acostumbrado al hombre de hoy a la falta de compromiso y a no señalarse. Dicho silencio posee a quienes debieran de reaccionar, que en vez de ser fuertes y claros, mueven ficha con astutas medidas subordinándose –en principio- a las circunstancias del talibán que se impone porque su nombre es león. Las cesiones y claudicaciones de hace décadas se pagan ahora, en la que llamarán segunda transición. En Navarra parece que da miedo romper un teórico y falso “equilibrio” que -sin duda- es a favor de los perseguidores (la izquierda secesionista, socialista y pro etarra), con la excusa de no querer que se enfaden y organicen mil escándalos. Aquí en Pamplona, capital del Viejo Reyno de Navarra, miramos pero como si no viésemos, escuchamos pero como si no oyésemos… Así termina Arbeloa su artículo:

“Pero todo esto le importa un bledo a buena parte de esta sociedad disminuida y aburguesada, de la que tantos han tenido que huir; que sigue atemorizada, sin libertad para decir en la calle, en el bar y en las mismas reuniones familiares lo que piensa, quiere y hace; que vota tontilocamente; tantas veces cobarde e insensible a todo lo que no sea su interés particular” (ídem.).

No, hoy no vivimos socialmente con libertad ni en la calle ni en las instituciones… porque ya no andamos en Verdades. Triunfa el más astuto, el que usa la fuerza, el que agita más y con temas que reproducen la angustia. De nuevo se muestra que la Verdad nos hará libres, pues cuando dicen que la libertad (lo que cada uno quiera) nos hará verdaderos entonces es cuando ya no hay libertad. Cacarear de una cosa es signo de que se carece de ella. Cierto que esto no es de ahora, pues es un activo que lleva muchos años, pero es ahora cuando esta situación se ha agudizado en la Navarra milenaria, por otra parte con cada vez menos “navarros pero que muy navarros” (decía aita Teodoro). Pues bien, Navarra no es caso único, sino uno más del actual rosario de esclavitud que poco a poco se va trenzando. Me escribe un amigo de Zaragoza:

“Ayer cuando salía de la Misa de 19 H. en la catedral de EL SALVADOR-LA SEO se congregó en la Casa de la Iglesia una cuadrilla de anarquistas que decían: “NI DIOS. NI AMO. APOSTASÍA, ESCUELAS PÚBLICAS”. Se pusieron 2 Policías Nacionales de la U.I.P. (Antidisturbios) en la Capilla de San Pascual de la Adoración Perpetua a la Eucaristía para que no entraran. Otros policías estaban en la puerta del Palacio Arzobispal y en las Oficinal del Cabildo” (Ramón, 24-VI-2015).

Pamplona no goza de buena salud en la calle. El reciente acceso de EH-BILDU a la alcaldía ha sido muy legal aunque la Comunión Tradicionalista Carlista –es justo reseñarlo- dijo antes de celebrarse las elecciones que, el hecho de que EH-BILDU no condenase el terrorismo, hacía que las elecciones debieran de declararse inválidas, según se escribió en el digital “Navarra Confidencial”.

También es reciente la actual y silenciosa explosión social que puede llevarnos a un triste final colectivo. Las irónicamente llamas repúblicas bananeras del Caribe son un ejemplo. El trasfondo de este “silencio” social es el escepticismo y relativismo en materia de principios, el espíritu materialista que sólo piensa en vivir lo mejor posible aunque como pueblo –e individualmente- estemos arruinados -¿no es la Deuda Pública de España el 98% de su PIB?-, la cobardía y el oportunismo de los que popularmente se consideró que eran los mejores, el pelotilleo para ocupar puestos y prebendas públicas, el miedo a caer en desgracia del que manda donde sea… y el deseo de que ETA siga sin disparar aunque tenga las armas bajo la mesa y sus secuaces y amigos le aplaudan más o menos descaradamente. En fin, el trasfondo es la miseria humana, la “bajada de pantalones” desde las instancias civiles y eclesiásticas, el chantaje por goteo.

En el trasfondo del silencio y del atrevimiento de los diseñadores de dicho Plan, también se encuentran –lo hemos indicado- las primeras e inadmisibles cesiones. Nos referimos al estado de abandono del Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada anteriormente a su cesión, su cesión al Ayuntamiento por el arzobispado en 1997, en un Ayuntamiento que podría –como ocurre hoy- caer en manos e iniciativas desalmadas y además de una forma tramposa. ¿Qué harán quienes ocupan hoy día el poder municipal con el Monumento de Navarra? Lo que debieran de hacer es respetarlo, mantenerlo como se mantiene todo bien de interés público, y devolverlo a su uso originario que era exclusivamente religioso. Es más, ¿romperá la nueva Corporación municipal los acuerdos de cesión realizada por el arzobispado? ¿Se reconocerá a la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz su derecho a custodiar la cripta –derecho adquirido, encargo de mons. Fernando Sebastián, y sede según sus Estatutos o Reglas-, su derecho a rezar en ella y a celebrar la Santa Misa de capellanía en memoria de los muertos por Dios y por España? ¿No saben que quien reza por estos, reza también por todos los demás, por nuestro mundo dolorido y por los que ayer y hoy han sembrado odio y rencor? (3).

Aita Teodoro era de familia carlista y vascófila: aita Ciriaco Garralda Sancet -escritor en vascuence salacenco-, sus hijos Federico –escritor como él y promotor de fiestas vascas-, Miguel… y Tiburcio Garralda Argonz (apellido de una hermana o hija del general carlista Ramón de Argonz), y sus nietos como aita Teodoro… y Jaime. Pues bien, aita Teodoro se hizo requeté a sus 19 años “solo por Dios”: lo repetía muchas veces. No podía aguantar que los nacionalistas se fuesen con los comunistas. Tío Demetrio, que estaba en Lesaca le dijo: “Pues vas a luchar contra tus hermanos”. También decía que cuando en el Tercio de Lesaca convertido luego en el de San Fermín se gritaba “¡Viva España!”, a él se le hacía un nudo en la garganta, y que con los carlistas del frente aprendió a amar a su patria chica inserta en la patria grande que es España. Había estudiado en las universidades de Madrid y Zaragoza y ahí tuvo que reafirmar su forma de estar vascófila en una sociedad hostil, y hacerlo sin una gran formación sociopolítica. Amorcia Rosa Goyena Cruchaga subía andando todos los días al santuario de Ntra. Sra. de Musquilda con el pequeño Luis, para rezar por sus dos hijos, Teodoro que estaba en el frente de batalla y Ciriaco que estaba de médico en Madrid. Así pues, no den lecciones de vasquismo a los voluntarios, ni de política, ni de sufrir represalias -que las han sufrido siete parientes de quien esto escribe-, y atiendan al Monumento en lo que es: Navarra a sus muertos en la Cruzada. No he querido dedicar en la entrada este trabajo a Jaime Garralda e Iribarren (Ochagavía), cabo de requetés fusilado (asesinado) en San Sebastián el 29-VII-1936, para que quedase claro que estas páginas carecen de partidismo alguno. Algunos quieren volver al pasado, y enredarlo porque a río revuelto ganancia de pescadores, sobre todo si son ideólogos neo marxistas.

Los conflictos bélicos en los que Navarra participó principalmente en defensa de la Religión desde la guerra contra la Convención francesa (1793-95) hasta la última Cruzada. Gestos equilibrados y discretos, amables y artísticos, y desdeveladores de los grandes ideales. Foto: Vaquero

Los conflictos bélicos en los que Navarra participó principalmente en defensa de la Religión desde la guerra contra la Convención francesa (1793-95) hasta la última Cruzada. Gestos equilibrados y discretos, amables y artísticos, y desdeveladores de los grandes ideales. Foto: Vaquero

8. No debemos callar.

Algunos dicen que la Iglesia diocesana tiene otros problemas como para ocuparse del Monumento –esto es, del cumplimiento de los acuerdos de donación y de mantener el derecho y la libertad religiosa en la cripta-. Allá quien dice esto, que es fácilmente rebatible.

¿Comienza el “sálvese quien pueda” de los hasta hoy insolidarios, pues se retiraron a su vida privada creyendo que la dedicación pública contaminaba sus fila y les distraía del apostolado? La misma Iglesia diocesana que en 1997 redujo el Monumento a su cripta convertida en catacumbas, ahora está siendo presionada para que se abandone la celebración de la Santa Misa en ésta y, si no, enviarla a los leones. Si según dicen nuestro paraíso es el de la libertad ciudadana, no digamos que somos libres cuando precisamente nos vulneran la libertad de decidir. Aunque al resistente no le pueden quitar la libertad interior, lo malo es que hoy la claudicación no se presenta directamente sino a través de un repetitivo no hacer nada y entregar el eslabón más débil y comprometido. Y así poco a poco.

Quien esto escribe se resiste a que el barco –el Monumento y hasta sus cimientos materiales y espirituales- se vaya a pique material y funcionalmente sin que NADIE se entere y sin que NADIE haga ni diga nada. Porque –añadimos- nada dicen los laicos o seglares, nada dicen los eclesiásticos -regulares y seculares-, nada el arzobispado en el que confiamos como superior jerárquico. Nada dicen los aupados como intelectuales, llámense escritores, quienes han recibido el flamante premio anual a la cultura “Príncipe de Viana” aunque algún galardonado haya sido sorpresivo y sea nacionalista de lista electoral, nada dicen los hombres que se precian de cultos, los periodistas, los profesores e instituciones universitarias -ya sea la universidad privada de la Iglesia, la pública (Upna) y la UNED-, ni los historiadores de las cátedras de arte e historiadores en general. Nada dicen esas flamantes instituciones públicas como “Príncipe de Viana”, con sus funcionarios que se la juegan ante el nuevo Gobierno de Navarra, o bien otras instituciones privadas a quienes les ocurren lo mismo que los anteriores aunque de otra manera –el qué dirán, las subvenciones…-. A estas instituciones y sus responsables se les puede amenazar de muchas maneras y hasta chantajear. Nada dicen las diversas Sociedades de Estudios –de Historia o cultura en general-, el flamante comité de Sabios de Navarra, o bien otras asociaciones civiles. Que no ocurra que TODOS callen lo que ocurre respecto al Monumento de Navarra, abandonándolo como cuestión irrelevante y asumida por el paso del tiempo, asumida por las continuas dejaciones previas, la inoperancia, la dejadez ante una cuestión comprometida, que señala social y profesionalmente, que podría conllevar la pérdida de prebendas y recursos económicos en una situación injusta por ello precisamente.

No es verdad que salir en buena lid sobre este tema sea meterse en política. (Y si lo fuese sería una buena política). En realidad, la que arremete en este tema es la política totalitaria y mala, que enreda el ámbito elegido para ello. No obstante, hoy día lo más lamentable es la cobardía, el oportunismo y la insolidaridad.

Si leyesen Imperio de Michael Hardt y Antonio Negri (2000) y Multitud. Guerra y democracia en la era del Imperio de los mismos autores (2004) no pocos cambiarían de parecer y actuación, pues está en juego su subsistencia. En realidad, lo fácil e indigno es seguir, por comodidad o cobardía, la opinión creada artificialmente y por minorías que se apoyan en una hábil propaganda que les multiplica, y en la fuerza con la que amedrentan y acobardan a otros.
Quizás sólo hablen sobre estos temas quienes no tengan nada que perder. Desde este punto de vista, sí creo que el reino de la verdad es del reino de los pobres e incluso pobres materiales (de esas clases medias empobrecidas), es decir, de quienes no dependen de nadie ni hasta de sí mismos. Diciendo esto, querido lector, quito la espoleta a la realidad –espoleta que otros han puesto- entregando desazones y penas a la Sabiduría del Amor de Dios.
Durante décadas tras 1982 (LORAFNA), Navarra ha sufrido el ataque del terrorismo y de la llamada kale borroka (4), ha vivido tensiones ideológicas y políticas, y ha experimentando la continua lucha del socialismo, el marxismo radical y el separatismo contra todo lo que signifique la Navarra de siempre, con sus valores y catolicidad, su historia y signos de identidad, sus gentes y costumbres, sus instituciones y símbolos. Todo ello se ha reflejado en la política (5).

9. Que no engañen.

No impresionan ni engañan con bellas palabras, acuñadas en este Plan como armas arrojadizas y herramientas –triángulos y escuadras- para la nueva construcción: recuperación, participación, libertad como ilimitación (sic.), memoria, cultura, derechos humanos, convivencia, paz… Tampoco engañan con la memoria histórica, cuyo anteproyecto de ley fue desvelado por José Yusty Bastarreche (2007). El trasfondo y objetivo es la eliminación total del Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. Eliminación decimos de lo que todavía está a salvo en el preacuerdo de donación –indebida donación- del Monumento por el Obispado al Ayuntamiento de Pamplona del 4-VII-1997. Recordemos que el acuerdo de donación mantuvo intactos los elementos ya mencionados, aunque dejando todo sobre las arenas movedizas del hacer de nuestro tiempo. El objetivo del terrorismo de calle es descuajar la raíz religiosa originaria del Monumento para transformar el presente e instaurar la democracia popular (socialista) como revancha de una guerra que el marxismo y separatismo perdieron. Páginas atrás se ha comentado la amplia estrategia seguida.

Eso sí, presentarán todo como una reconciliación que ellos desmienten de muchas maneras, hasta por su seguidismo a ETA. Su hipócrita reconciliación es la del entorno etarra -que sigue con las armas en la mano, no condena sus asesinatos, es amigo del terror urbano- con la actualidad. Una operación es ésta disfrazada de nacionalismo, más marxista que aburguesado, y con el eufemismo seudo profesional de un “espacio de alta calidad urbana…”. Habrá dinero, injerencia en otros municipios, búsqueda de fosas, publicistas paniaguados de su cuerda, reparaciones y eliminaciones… actuando en plan guerracivilista en nombre de la Paz. Muchos se han dado cuenta de lo inicuo que es utilizar al injustamente represaliado; es una hipocresía que genera violencia psicológica pues respetar a la víctima injusta no justifica tan extensísimo Plan. Valoremos especialmente la hipocresía de los agentes de todo este Plan si conocemos el particular perfil de no pocos de ellos.

Las cosas claras: el Plan actúa contra los voluntarios de la Cruzada de 1936 y lo que ésta significó. Demonizada la Cruzada por la propaganda de unos y el abandono culpable de otros, y aunque los cruzados defendieron la Iglesia de la persecución religiosa y se opusieron a los planes anticristianos y totalitarios de Stalin, el Plan actúa como una trampa para los resabiados y acomplejados. Créanme Vds.: lo que ocurre en España no pasa en lugar alguno del mundo.

Este Plan internacionaliza la mentira (como las Brigadas internacionales). Mentiras también se han dicho y en abundancia sobre el monumento del Valle de los Caídos (éste sí se llama así). Desvertebra a todo un pueblo y anula sus resortes de resistencia, lo que ya empezó la masonería en 1936 (Zacarías Vizcarra) y hoy en Pamplona, y siguieron los liberales conservadores. Un pueblo sin memoria se doblega y desaparece. Pues bien: ¿plegarse aunque hoy aquí se sufran graves amenazas? ¿Cómo callará un hijo de requeté del tercio de San Fermín y con siete parientes asesinados en las tierras de España por odio a Dios y a una religión que otros quisieron destruir y hoy se quiere doblegar al poder temporal?

Terminemos.

Entre los católicos navarros se confía que los investidos en autoridad eclesiástica no claudicarán ante las presiones. Claudicar sería inválido e injusto, y por nuestra parte exigía una resistencia clarificadora. En Navarra se ha resistido con éxito a la campaña contra las matriculaciones de las propiedades de la Iglesia realizadas en buena hora por la Diócesis. Se ha resistido con éxito a las quejas por los toques de campanas y ahora suenan mejor que antes. A todo el mundo le alcanza que para no actuar libremente es mejor no actuar. Ello no significa que en el arzobispado sean del todo inocentes en el tema del Monumento, porque la dejación de unos y la de otros ha conllevado que todo se encuentre al revés, y que ahora los pro etarras se presenten como amigos de la concordia y la hermandad, y además de lo que no vivieron. Sin perder nada, tienen todo que ganar.

Claudicar la herencia y el sentido de los antepasados es jugarse el futuro eclesial. Ante eso no se puede ser indiferente ni cobarde. Existe el ejemplo de muchos seglares y laicos, aunque por lo general los seglares tengan que esperar más para ser llevados a los altares. A quienes claudiquen, les pediré que me devuelvan a mis 7 mártires de familia, aunque sólo uno de los cuales, Jaime Garralda Iribarren (Ochagavía), cabo de requetés asesinado en San Sebastián, esté en las inscripciones tapadas de los muros del monumento.

Para disimular el descuaje de la verdad íntima de Navarra, el Plan afea y paraliza cualquier oposición mediante la calumnia y el escrache, y utiliza al represaliado, cuya tragedia real no puede anular las realidades buenísimas y heroicas de Navarra fruto de la legítima defensa en forma de Cruzada.

Ante las declaraciones partitocráticas y de parte del Parlamento y los libros ideologizados, preferimos los libros Requetés (2010) y Combatientes (Aróstegui, 2013), pues la verdad de Navarra estuvo en el Frente. La verdad de Navarra en 1936-1939 destacó en el Frente. También preferimos los trabajos de Manuel Martorell sobre la Junta Central Carlista de Guerra (2010), a George Orwell cuando en su novela 1984 denunció la manipulación totalitaria del pasado (Fco. J. López Atanes, 2010).

Para cargarse el Monumento de Navarra enredan impropia e injustamente su significado con los represaliados en la Ribera durante la guerra en unos momentos de duros bandos militares, núcleos de resistencia, e incertidumbre militar. Todo lo malo condenable se debe condenar.

Digamos también que nadie se ha parado a pensar por qué por otra parte se arremete contra el Valle de los Caídos cuando a pocos kilómetros está el campo de la masacre que fue Paracuellos del Jarama. Que no digan que actúan contra el Monumento de Navarra por la mencionada represión en la Ribera, pues por lo mismo debieran de respetar el Valle de los Caídos debido a la represión comunista en Paracuellos del Jarama.

¿Qué se está difundiendo hoy día? Si la venganza cainita es horrible, desde luego que la idea de venganza estuvo completamente desterrada de las páginas de la revista infantil Pelayos dirigida a los niños carlistas (Mª del Mar Bermejo Reyes, 2010). ¿Dirán lo mismo hoy los otros?

¿Destaparán las inscripciones de los muertos por Dios y por España del Monumento de Navarra cuando hablen de “la otra memoria”? No, porque los conservadores han dejado todo tapadito. ¿No saben que Navarra se inserta en el resto de España, donde miles de navarros fueron asesinados por el “otro bando”? ¿Nada dicen de los asesinatos en los barcos –prisión situados en la Ría frente a Baracaldo el 25 de septiembre y 2 de octubre de 1936? ¿Y el asalto a las cárceles de Bilbao en enero de 1937…? Pero no, no volvamos a rememorar todo aquello aunque los de la cáscara amarga no hagan más que recordar lo malo y feo, por otra parte con sus habituales exageraciones.

El Plan no incluye a todos los muertos porque despersonaliza y arrebata a “los unos” (los voluntarios de la Cruzada) lo que tenían con pleno derecho, mientras se insiste en la bondad y las razones de “los otros”. El Monumento al fin servirá al “represaliado”, al bando llamado rojo, al luchador contra el “franquismo” (sólo un guerracivilista explota tanto y previas mentiras lo de hace más de 40 años) y hasta a los etarras. Ojos para ver. ¿Qué se podía esperar de EH-Bildu (pro ETA), Geroa Bai (nacionalista), Aranzadi (Podemos o marxista) e IU (comunista), que además no son tantos como parece? Pero como hay miedo, la tentación es claudicar. Por eso, aunque haya miedo, Vds. no claudiquen: serán libres sólo en la verdad y sin ceder a las presiones del totalitarismo ideológico. Argumentos Vds. tienen muchos.

Quieren ignorar que el Monumento de Navarra es las personas, es a sus muertos en la Cruzada, al valor heroico y de Fe católica de miles de navarros y sus familias. Reducen el Monumento a la lucha por un idealismo parece que hegeliano, abstracto, sin alma y determinista. Por eso no sé de qué se quejan.

De todos modos, ¿no hubo 23.966 militares, 7.245 de FE, 11.726 requetés, con un total de 42.937 combatientes de una población de hecho de sólo 345.883? Este porcentaje es único en la Historia. El 12’5% de los navarros acudió al frente y de ellos la mitad voluntariamente, lo que contrasta con el 10% y el 24’89% respectivamente del conjunto nacional. En relación con los muertos: ¿No murieron en combate 1.766 militares, 1.700 requetés, 1.074 de FE, ascendiendo a un total de 4.540 muertos? Muy cerca de los dos tercios de los muertos navarros luchaban voluntariamente, cifra increíble en comparación con las del resto de España (Salas Larrazábal, 1980, revisado el 2011). Así, el Monumento no sólo es a los muertos en combate, sino al esfuerzo sin igual de Navarra en la Cruzada y al carácter voluntario de muchas de sus unidades. Sin la contribución navarra, la victoria del bando nacional hubiera sido sumamente difícil por no decir imposible la victoria. De todas maneras, no es cuestión de recordar continuamente esto.

Repito: ¿Qué harían si el Monumento fuese a los gudaris, las milicias socialistas o las Brigadas Internacionales?
Así como el anticlericalismo de 1931 fue un arma arrojadiza, se vinculó a la República, y dividió España en dos, el Plan supone un guerracivilismo. ¿Qué harían estos talibanes y revanchistas si el Monumento fuese a los gudaris, las milicias socialistas o las Brigadas Internacionales? Piénsenlo, por favor. ¿Qué no harían?

Su objetivo es arrancar la memoria de Navarra –su heroísmo y Cruzada-, vengarse, despersonalizarla, remover a los muertos de sus tumbas… hasta doblegarla. Luego, con presiones exigirán la Diócesis Vasca. Una Hermandad canónica vapuleada por todo un Parlamento de Navarra, está en vela. Quieren crear a la larga un lugar de agitación, un lugar de peregrinación de los suyos, y no hay peregrinación laica sin agitación.

Por Dios, que en el arzobispado no claudiquen. En 1997 se regaló el Monumento (¿dicen que carecía de medios para su mantenimiento?), y ahora se suspende la celebración de la Santa Misa en la cripta, lugar sagrado, de paz y oración. ¡Que hasta las piedras rezan! Esta segunda cesión sería más grave que la primera. ¿Ceder por presiones? No ceder será el símbolo de la libertad civil y libertad cristiana, el símbolo del ardor luciente de una cripta abandonada y olvidada de todos, pero cuidada con cariño por treinta caballeros y varias damas, que todavía son libres y con el espíritu lozano, no obstante azorados como la barca de Pedro. ¿Ceder para querer evangelizar después? ¿Perjudicar a los propios para beneficiar a los ajenos? Quien presiona y lo hace con éxito, acaba presionando exigiendo otras cosas, como la ansiada por algunos Diócesis Vasca, que lleva décadas parada en la mesa de los Dicasterios romanos según Juan Indave Nuin y Fco. Javier Octavio de Toledo (2015). Algún día escribiré para completar a ambos cómo fueron las presiones sobre la Diócesis vasca hacia 1980. Todo pasa factura: y ceder buscando la tranquilidad es pan para hoy y hambre para mañana. Háganse bien, muy bien, los deberes, pues todos conoceremos su resultado.

Con estas páginas sólo queremos dejar testimonio de lo que está ocurriendo para tener la conciencia tranquila, para no pecar de omisión y para que NADIE alegue ignorancia. Queden alertados quienes tienen responsabilidad en la Iglesia y el mundo civil, y apoyen todos a los pocos que hasta ahora dan la cara como sus mayores. Quienes presionan en nuestros días porque se llaman león, temen a la Verdad y que al proclamarla ésta llegue a la gente, pues todavía hay mucha gente buena.

Pamplona, julio de 2015
José Fermín Garralda Arizcun
Dr. en Historia

Detalle del grupo escultórico o Paso procesional de La Piedad,
que es de la Hermandad de Voluntarios Caballeros de la Cruz.
Se encuentra en la parroquia de Cristo Rey porque no fue admitida
en el Monumento votivo por tener éste un carácter funerario.
Fue bendecida por el obispo don Enrique Delgado Gómez el miércoles, 19-VII-1967.
Foto: JFG2015

N O T A S:

(1) Ambos enterramientos se situaron en la cripta junto a seis voluntarios, uno de cada merindad: Jaime Munárriz Escondrillas (Cascante, merindad de Tudela), Joaquín Sota Garayoa (Tafalla y su merindad), Severiano Arregui Olalquiaga (Puente la Reina, merindad de Pamplona), el pater Pedro Martínez Chasco (Oteiza de la Solana, merindad de Estella), y los hermanos Joaquín y Dimas Aznar Zozaya (Javier, merindad de Aoiz-Sangüesa).

(2) “Monumento a los muertos de Navarra en la Cruzada Nacional”, 57 fols (Archivo de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz).

(3) Nada es repentino sino que tiene sus orígenes. Todo comenzó hace mucho tiempo, ya en 1936 según mons. Zacarías Vizcarra (Rev. “Ecclesia”, Madrid, nº 658, 20-II-1954, p. 8-11) y las Memorias de Eugenio Vegas Latapié. Mons. Vizcarra dijo que en julio de 1936 la masonería internacional se empeñó en cambiar el concepto y el signo de la Cruzada, así como el resultado de ésta. Y ello se ha sucedido hasta hoy, añadimos nosotros. Luego llegaron ensayistas “reciclados” y del pesebre europeísta como Laín Entralgo o Calvo Serer, o bien del pesebre progresista-vaticanista para dar el pego como Ruiz Giménez. Ya en democracia les siguieron historiadores poco serios e incluso de Partido, y ahora propagandistas ideologizados. Ahí está el Sr. Preston, Santos Juliá, Tusell, Moradiellos, Viñes, Reig Tapia etc. Súmese la manipulación de la verdad por los partidos políticos secesionistas y marxistas, la entrega de la cultura, los planes de estudios y los libros escolares a la izquierda ideológica incluso por la derecha política (algunos libros escolares de 1972 ya escondían sutiles deformaciones), la manipulación televisiva, la ley de Memoria Histórica de Rodríguez Zapatero mantenida –todo ya es coherente- por el actual Partido Popular. Ahora, querido lector, estamos llegando al final, al menos en Navarra. Por flojera, por silenciar la verdad y el bien, por querer congraciarse con los que ni piensan aceptar ni un besito como saludo. A Navarra o, mejor, a los navarros, ya no se les reconoce. Hablan de Navarra pero no se le encuentra por parte alguna. Alfonso Guerra dijo que a España no la iba a conocer ni la madre que la p…. ¡Para qué seguir!

(4) REKONDO, José Antonio, Bietan jarrai. Guerra y paz en las calles de Euskadi, Bilbao, Ed. Aranalde, 1998, 238 pp. Hoy la literatura que muestra que algunos tienen todo por ganar es abundante.

(5) Llegando el socialismo, el marxismo radical y el separatismo al Parlamento de Navarra, se decretó la Ley de Símbolos en Navarra, tan incumplida por los Ayuntamientos dominados por los abertzales. El 10-III-2003, el Parlamento con apoyo de una Batasuna -que no condenaba el terrorismo de ETA- aprobó un texto de homenaje a los fusilados en Navarra al comienzo de la guerra (DdN, 22-II, 11-III-2003), en el que contenían injurias a la Iglesia pero también a la Junta de Guerra Carlista aún sin nombrarla. Salieron en defensa de la Iglesia numerosas opiniones, como también en defensa de dicha Junta de Guerra. Mons. Sebastián pidió al presidente del parlamento, José Luis Castejón (PSN), que se suprimiese una frase sobre la Iglesia que consideraba “gravemente injusta e injuriosa” (DdN 7-III-2003). No tuvo éxito. Entre otros muchos, la pluma de Víctor Manuel Arbeloa salió al paso con la historia en la mano en crítica a los parlamentarios (DdN, 28-III-2003), en defensa de la verdad histórica y mostrando las evidencias revanchistas del texto de homenaje. Años después se legisló una ley de Reconocimiento y Reparación Moral de los navarros asesinados a raíz de los sucesos de 1936 (nov. 2013), varios partidos políticos y asociaciones pantalla pidieron la Medalla de Oro para las víctimas del franquismo en vez de la condecoración a Félix Huarte y Miguel Urmeneta decidida por el Ejecutivo navarro (DdN 18-XI-2014), y se ha dejado sin efecto la categoría de hijos adoptivos o predilectos de Navarra a 12 personalidades entre 1936 y 1975 de todos conocidas y de un prestigio incalculable (DdN, 3-II-2015). La intensidad de la revancha, el ambiente frentepopulista, la falta de reconciliación de algunos partidistas y partidarios etc. se ha intensificado últimamente, y además por los que hacen mucho más de lo que critican a otros. Se ha manipulado la palabra, la realidad, la historia, el pasado. Se ha aplicado la ideología marxista para utilizar los vocablos, el pasado y el presente para deconstruir la realidad y construir otra nueva. No obstante, todo ello ha sido refutado por particulares en no pocos medios (Navarra Confidencial, Diario de Navarra, Siempre P’alante), pero sin trascendencia al no crear un movimiento sociológico. Y resulta que todo ello lo han exigido quienes apoyan el terrorismo, partidos que ensalzan a sus opuestos, incumplen las leyes, manipulan y utilizan la Historia etc. Esto no significa que todo esté perdido; todo lo contrario, nada está perdido si se reacciona saludablemente. Si estamos mal es porque se está esperando demasiado a decir la verdad.

L a u s D e o

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>