Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

9 Junio 2015 • Para los que no perdonan

Pedro Cerracín Cañas

Sin perdón

Manifestación Victimas TerrorismoEn Julio de 1.989 defendí por primera vez en la Audiencia Nacional a una víctima del terrorismo a quien ETA había dejado parapléjico para el resto de su vida, Paco Marañón, un conductor del PMM (Parque Móvil Ministerios) quien, desde que De Juana Chaos, Belén González, Inés del Río, y Esteban Nieto se cruzaron en su camino, cambió para siempre el volante del coche por la silla de ruedas. Ya en aquel juicio me di cuenta de que las víctimas eran molestas para el sistema. Es curioso pero a quien le toca la china de sufrir un atentado siempre sufre, además del primer ataque violento del terrorista, la victimización secundaria que produce el abandono a su suerte. Para los jueces la mirada de la víctima es incomoda.

En aquel primer juicio me negaron la posibilidad de defender individualizadamente a la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) como acusación popular y al propio Francisco Marañón como acusación particular. El Tribunal pretendía que lo hiciéramos conjuntamente, violándose el derecho del justiciable a elegir su propio abogado. El Tribunal Constitucional me acabó dando la razón mediante sentencia, pero antes tuve que sufrir hasta una denuncia de la fiscalía de la Audiencia Nacional por desacato. Declaré como imputado ante un Juzgado de Instrucción en Plaza de Castilla y, lógicamente, archivaron el procedimiento penal en mi contra.

Esa sensación de defender al débil, al modesto, todavía hoy la tengo cuando salen los terroristas en libertad, y sin muestras de arrepentimiento se jactan de sus hazañas, mientas que la Justicia sigue teniendo miedo a poner las cosas en su sitio. Es claro que la víctima a la fecha de hoy no interesa; el reproche moral que su simple presencia supone, molesta incluso a la clase política.

Y en este panorama surgen instituciones como la Secretaría de Paz y Convivencia del Gobierno Vasco, para reivindicar, según ellos, la convivencia. Y convocan actos, como el de la última semana de mayo, mezclando a víctimas de ETA y del GAL para propugnar la reconciliación y el entendimiento.

Cuando veo estas cosas, tras 25 años defendiendo a las víctimas, habiendo presenciado en directo, insomnios, depresiones, hospitales, sufrimientos sin fin, y los sótanos de la psique humana para soportar el dolor, tengo que reaccionar ante estos magnos actos, en los que juntan a la hija de un fundador del EGIN con Amedo y con víctimas de ETA. Tengo que decirle a Jonan Fernández, al parecer Secretario General de este ente organizador, como anteriormente lo fue de Elkarri, que nadie puede dar lecciones de ética ni de valores democráticos a las víctimas de ETA. Yo como abogado suyo he sentido mil tentaciones de ejercer la venganza, pero siempre recibí lecciones magistrales de ellos, que nunca agradeceré lo suficiente. La tibieza del sistema, incluso de la Iglesia, ante tanto dolor sufrido por las víctimas de ETA, ha sido y sigue siendo insoportable. Son los políticos como Jonan Fernández, estos “negociantes humanitarios” quienes tienen que pedir perdón, entre otros, a las víctimas. Decía Nicolae Steinhardt que el perdón pertenece a la esfera íntima de la propia víctima, quien lo concederá o no en el fondo de su corazón, aunque curiosamente ningún etarra se lo haya pedido. Pero quien no tiene derecho a perdonar en nombre de otros es el Ministerio del Interior, ni el Estado. Este tiene que aplicar la Ley, sin más. Está bien que Urkullu haga autocrítica ante las víctimas, siempre y cuando no sea para seguir beneficiando a los presos, es decir, los asesinos en paralelo.

Intentar dar lecciones de convivencia a las víctimas de ETA, las victimiza más, y no es más que una burda manipulación de finalidad política, que además les impide salir del circulo vicioso donde las meten. Las víctimas no son quienes han ejercido violencia, es como si quisieran “enseñar a rezar” a Santa Teresa de Jesús. Si quieren enseñar a convivir deberían dirigirse a los terroristas y a sus cachorros de la lucha callejera. Estos son los que tienen que aprender a convivir e interiorizar los valores de la tolerancia. Mientras tanto, mientras no pidan perdón los etarras, que siguen sin entregar las armas, estaremos aquí muchos, sin odio pero con firmeza y determinación, para llamar asesinos a los que no son otra cosa, y cuando pidan perdón, ya veremos.

__________________________

[*] El autor fue durante muchos años abogado de la Asociación de Víctimas del Terrorismo

2 Respuestas a Sin perdón

  1. José María Responder

    12 Junio, 2015 a las 09:44

    Me va a permitir, Padre, que copie esta carta, conexa con la que publica.
    Carta de la hija de un matrimonio asesinado por Recarte
    ‘Ni con tres vidas que vivieras cumplirías tu condena’
    • ‘Recuerdo ver la cena que mi madre había preparado para el día en el que tú que decidiste apretar el botón’
    • ‘Todo era dolor, y 23 años después sigue siendo dolor..’
    • ‘Serás hoy ex etarra, pero siempre un asesino
    A un sabiendo el dolor que ello me iba a suponer, no pude evitar el pasado domingo ver la entrevista que se le hizo al asesino de mis padres. Jamás me hubiera imaginado que un medio de comunicación aupara así a alguien que ha destrozado a tantas familias por el mero hecho de decir que se arrepiente… ¿Qué país, salvo el nuestro, haría semejante barbaridad? Y todo sin avisarnos a los familiares de sus víctimas de que esto iba a ocurrir. Así, sin más, nos le hemos tenido que encontrar en la TV contando sus “hazañas” que parece ser que son dignas hasta de escribir un libro…
    Se atreve a decir que se arrepiente, que nos pide perdón. ¿A quién? ¿Cómo? ¿Así, por televisión? No, perdonen, pero no… A mí, este tipo nunca jamás ha intentado pedirme perdón. Y yo me pregunto: si algún día lo intentara, ¿cómo sería? “Hola, Silvia. Mira, quería pedirte perdón por haber matado a tus padres en lo mejor de sus vidas y por haberos dejado a tu hermano y a ti indefensos ante la vida. Y no sólo durante los 20 años que yo pasé en la cárcel, no, sino para toda vuestra existencia”. Claro, visto así, la verdad que es un poco complicado lo de pedir perdón. Es más fácil escribir un libro y que te lleven por las televisiones como si de un héroe se tratara porque, claro, con 19 años eras tan joven que no sabías lo que hacías.
    Pues mira, te voy a contar una cosa. Al poco de que mataras a mis padres, un periodista me preguntó si me gustaría la pena de muerte para vosotros. Supongo que, siendo casi una niña y con el sufrimiento tan insoportable que estábamos padeciendo, esperaba que le contestara que sí. Y no fue así. Le dije que sólo deseaba que te pudrieras en la cárcel acordándote de mis padres durante cada uno de los días que vivieras…
    …Pero cuál es mi sorpresa, 23 años después, cuando escucho que te preguntan por sus nombres ¡y ni los sabes! Yo tengo el tuyo grabado a fuego desde el 19 de febrero d e 1992…
    …Por un momento trato de ponerme en tu lugar y, si yo hubiera matado a tus hijos y verdaderamente estuviera arrepentida, no sólo sabría sus nombres, me habría interesado por saber qué fue de vuestras vidas y en qué podría ayudar. Pero claro, tú y yo no tenemos nada que ver. Yo jamás habría podido arrebatarte lo que más quieres en tu vida. Ni a ti, ni a nadie…
    …Pues bien. Visto que en 23 años no te has molestado en saber sus nombres,te los voy a decir yo: Eutimio y Julia. En nuestra casa, Papá y Mamá…
    …Aquel miércoles a las 20 horas, mientras tú decidías si sacar el mando o no, ellos tenían 42 y 43 años. Los mismos que tú ahora, ¿verdad? Mi padre había ido a recoger a mi madre a su trabajo y regresaban a casa para reunirse con sus hijos: con mi hermano Jesús, que dos días antes había cumplido 16 años, y conmigo, Silvia, un poco mayor que él. Éramos demasiado jóvenes para quedarnos solos. Aunque, la verdad, no creo que exista una edad apropiada para ello… Yo llegué a mi casa y me extrañó no ver luz en la cocina. A los cinco minutos sonó el timbre. Era una vecina que, con los ojos llorosos, me pidió que fuera a su casa. Allí estaba mi hermano que, desconcertado por el revuelo y la presencia de la policía, me preguntaba a mí qué era lo que estaba pasando. Pero yo estaba igual de perdida que él. Nos llevaron al hospital donde, finalmente, nos dieron la terrible noticia. El mundo se abrió bajo nuestros pies. ¿Cómo podía ser cierto aquello? Jamás volveríamos a verles, a sentir sus abrazos ni a reír juntos… “¿Quién cuidará de nosotros?”, me preguntaba mi hermano sintiéndose más niño que nunca. Recuerdo intentar tranquilizarle diciéndole que no se preocupara, que yo cuidaría de él. “El lunes volveremos a casa y verás como yo puedo hacerlo”, le dije… ¡¡¡Pero si aún era una niña yo también!!! Recuerdo el silencio tan horroroso que se sentía en casa sin ellos, y el impacto que me causó ver la cena que mi madre había dejado preparada el día en que tú, Iñaki Rekarte, decidiste apretar el botón. Dolor, todo era dolor… y, 23 años después, sigue siendo dolor.
    También recuerdo tu detención, estabas acogido en casa de un sacerdote, tremendo sinvergüenza…
    …Quise ir al juicio para poner cara a los asesinos de mis padres. tú saliste con el pañuelo de los sanfermines, me miraste, levantaste la mano y gritaste “¡Gora eta!”…
    …Y así de vuelta a casa. No le contaba nada de esto a mi hermano, tratando así de evitarle más sufrimiento… Es así como comenzó nuestra nueva vida, una cuesta arriba demasiado dura como para tonterías. Nos has privado de muchos besos, abrazos, Navidades y cumpleaños… Nos has privado de muchas alegrías y también de muchos momentos de pena que sólo pueden ser aliviados por el abrazo cálido y reconfortante de unos padres. Nos has privado de mucha vida… Y no sólo a nosotros. También a sus propios padres, hermanos y ahora nietos. Sí, porque yo, al igual que tú, tengo hijos y también tengo que explicarles las cosas. Y créeme que, si a los mayores nos cuesta, es difícil que unos niños entiendan que el malo no está en la cárcel, sino en un plató de televisión… ¡Qué país éste el nuestro..!
    … ¿Y dices que has cumplido tu condena? sí, claro. da gracias a que vives en el paísque vives. Léete la sentencia. Yo lo he hecho varias veces. Espero que la hayas adjuntado en tu libro…
    …Ni con tres vidas que vivieras, cumplirías tu condena.
    ¿Y qué hay de las indemnizaciones que el Estado pagó por ti..?
    …Me gustaría pensar que el dinero que recaudes gracias al relato del asesinato de mis padres y del resto de tus víctimas vaya íntegro a las arcas del estado…
    …Eso sí podría interpretarlo como un gesto cercano al arrepentimiento.
    Tienes una vida completa: has tenido hijos, supongo que habrás plantado un árbol, ahora has escrito un libro y, además, has matado a cuatro personas y herido a muchas más, destrozando así la vida de demasiadas familias…
    Serás un ex etarra, pero siempre serás un asesino.
    Y aun así, yo no te deseo ningún mal. Espero que vivas todo lo que puedas en compañía de tus seres queridos. Tú, Iñaki, que puedes disfrutar de esta segunda oportunidad que, como bien dices, te ha dado la vida. Pero, por favor, sólo te pido que nos evites el tener que verte y oírte más… pues duele demasiado.
    Si a mí me condenaste a hacerlo en el silencio de mi casa, hazlo tú en el silencio de la tuya.

    • Desde Mi Campanario Responder

      12 Junio, 2015 a las 23:56

      Con todos los honores que merece

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>