Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

18 mayo 2015 • En otros tiempos sentí el impulso de la abstención y, en ocasiones, la practiqué

Manuel Parra Celaya

El apoliticismo de los mejores

Francisco_de_Goya_y_Lucientes_-_Duelo_a_garrotazosHe de reconocer que en otros tiempos sentí el impulso de la abstención y, en ocasiones, la practiqué (o, lo que es lo mismo, el voto sentimental); ello ocurrió cuando lo que se ponía en juego era un más de lo mismo, equivalente a la antigua copla de ni contigo ni sin ti tienen mis penas remedio… En mi actitud de desprecio por el juguete que se me ofrecía imitaba a millones de europeos, desengañados o escépticos, ante un sistema político que ni los representaba realmente ni contribuía a solucionar sus necesidades.

Sin embargo, aquí y ahora, en España, están sobre el tablero cuestiones mucho más importantes –alguna casi decisiva- que me impiden encogerme de hombros ante las reiterativas convocatorias electorales del año; no es que el voto vaya a solucionarlas, pero, en alguna medida, puede contribuir.

En primer lugar, la para mí irrevocable integridad española, que comprende, no solo aspectos económicos y legalistas -como se empeñan en utilizar como argumento quienes están obligados a defenderla en razón de su cargo- sino especialmente morales, históricos y, especialmente, familiares, pues aspiro a legar a mis hijos y nietos (cuando los tenga) una patria unida y con mayores cotas de justicia social; ante el reto de los nacionalismos separatistas y separadores no puedo en modo alguno permanecer indiferente en ningún terreno.

En segundo lugar, porque parecen vislumbrarse en el horizonte perspectivas –por lo menos, deseos- de una regeneración de la sociedad, que es el paso previo e imprescindible para lo que llaman regeneración de la democracia. Insisto: si se tratara del mero juego de partidos, dedicaría los festivos destinados a jornada de votaciones a oxigenarme en la montaña o en el mar, pero, también en este caso, mi pretensión es que todos los hijos y nietos de España puedan respirar un aire fresco, no viciado por las corruptelas y los chanchullos, y seamos todos iguales ante la ley y no de boquilla.

En tercer lugar, porque me aterran los retrocesos en la historia, y me refiero a la eterna discordia civil en que el adversario político se convierte en enemigo de trinchera; me preocupa que otras generaciones deban vivir en la esterilidad de un perpetuo “problema de España”. Por último –qué les voy a decir- lamento que algunas pretendidas alternativas pasen por el remarque más apolillado del Materialismo histórico y dialéctico, ya superado en el mundo de las ideas pero arteramente presente en el de la política; para más inri –y hablo por mi ciudad, en las municipales- con la coreografía de hábitos monjiles… Como ven, todo es cuestión de valores.

Se decía que, en el anterior Régimen, los españoles estábamos despolitizados a conciencia, por interés de la superioridad; debo ser una excepción, y, como yo, muchos de mi edad que, si bien despreciaban la política con minúscula, sentían la necesidad de una verdadera Política, esa que fue una de las promesas incumplidas del nuevo Régimen; me temo que este sí ha despolitizado a los españoles, con señuelos, con tedio, con indignación, con profundas decepciones. A ello han contribuido, por acción y omisión, todos aquellos que se han acordado del ciudadano justamente en períodos electorales y se han desatendido de él –y de la propia España- cuando no sonabla campana de la pega de carteles.

Pero, cuando se ponen en el tablero aspectos trascendentales que nos afectan como cuerpo social e histórico, no vale el apoliticismo ni el abandonar la cancha. Y deben ser los mejores –los españoles que trabajan, sienten y piensan- los que colaboren a romper un círculo vicioso, planteándose, aunque sea en la ocasión provisional de unas elecciones, que la res pública precisa de todos los concursos, especialmente del suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>