Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

7 diciembre 2017 • El triple patronazgo de la Virgen sobre Las Españas

José María Manrique García

La Virgen de Guadalupe, junto la del Pilar y la Inmaculada, Reinas de Las Españas (II)

Historia de la aparición de la Virgen de Guadalupe, de Juan de Correa (Méjico, 1646[ca] – Méjico, 1716) en 1667. La leyenda incluida en la parte inferior explica las cinco partes del cuadro (de izquierda a derecha y de arriba abajo, la central es la 5ª). Museo Nacional de Escultura (Valladolid)
1º conquistado el Reyno de México año de 1521, en 9 de diçiembre de 1531 Juan Diego, yndio recién Conuertido, passaua por un Montecillo llamado oy Guadalupe / legua corta de la ciudad y oió Música de Avues que extrañó y le suspendió y mirando a lo alto, vio Vna Señora que le llamó y le dijo: Saue hijo que yo Soi María Madre de Dios Verdadero; quiero / que se me edifique aquí Templo donde mostrarme Piadosa con los que me buscaren. Y le mandó fuese a deçirlo al obispo, (que era el Ylustríssimo Señor Don fray Juan de Çumarraga, primer / Obispo y Arçobispo de México, hijo deste conuento [franciscano de Valladolid]). assí lo hiço, mas el oBispo le mando voluer otro día, 2, y el mismo voluió Juan Diego al monte y vio a la Señora y la refirió el poco [crédito que avía avido] / en el Obispo y le mandó repitiese con efficaçia Ser María Madre de Dios la que le embiaba y con prudente cautela difirió el crédito El Señor Obispo = 3 Domingo 10 fue Juan Diego a referir a la Señora la poca [eficaçia] de [su embajada] / y […] la Santísima Madre dejando para otro día darle Señales fijas para el crédito. 4 Lunes 11 no volvió Juan Diego, como le era mandado, por la assistençia de un tío suyo enfermo, y martes 12, huyendo del camino acostumbrado / [por no detenerse] con la Virgen Santísima y llebar religioso francisco, que diese los sacramentos a su tío, le ocurrió la Madre Piadosa, le vino y le aseguró de la salud de su tío y mandó subiese al Cerro y que cortase flores […] que allase, que admiró / nunca Vistas ni criadas [en tales] peñas y si[endo] ybierno, cojió y cortó las que pudo recoger en su tilma que sirve de [capa] y las cojió con sus manos María Santísima y se las volvió a dar mandándole que […] en [presençia] del Obispo / soltase la tilma; [5 con] obediençia prompta fue Juan Diego a casa del Obispo y le rejistraron los criados las flores y soltando en la sala del obispo y en su pre[sençia la til]ma cay[endo las flo]res en / el suelo quedó [en la] ti[lma Di]bujada la ymagen Santísima que [oy] se conserva en el templo que mandó edificar con infinitos milagros y benefiçios quedando [en la til]ma por la otra parte dibujada / las [flores … mayor admiracion y comprobación] del msterio de la Conçepçion inmaculada [de la] Madre piadosa D[…] que la buscare […]

Las apariciones marianas en el Cerro de Tepeyac comenzaron en la madrugada del sábado 9 de diciembre de 1531, entonces fiesta de la Inmaculada Concepción, cuando el indio chichimeca Juan Diego Cuauhtlatoatzin [i], hombre viudo de 57 años, iba a Misa y a clases de catecismo a la iglesia de Santiago en Tlatelolco, a 16 km de su vivienda en Tulpetlac. Esta parroquia estaba regentada por uno de los 12 apóstoles franciscanos. En Tlatelolco los mexicas habían resistido más de 80 días los embates militares españoles. Al pie del Tepeyac escuchó acordes musicales y se encontró frente a una dama muy joven de gran belleza, tez morena y brillante vestimenta que le dijo en la lengua nahualt de los aztecas, que era la única que él conocía:

¡Mi Juanito, mi Juan Dieguito!  el más pequeño de mis hijos, ¿dónde vas?Soy la Virgen de Guadalupe, Madre del Dios Verdadero, dirígete a la casa del obispo y comunícale mi deseo de que aquí se construya un templo en mi honor” [ii].

El primer punto de controversia es que, al decir de algunos torticeros indigenistas, la Virgen dijo  “te-coa-tla-xopeuh” que significa “piedra-serpiente-la-aplastar ”, o la que aplasta la serpiente de piedra, el temible dios Quetzalcoatl, la serpiente emplumada, y que suena como Guadalupe al oído español. Pero, como escribió Pedro Rizo, «si la Virgen no se tituló a sí misma `Guadalupe´ sino como “la que aplastó a la serpiente” ¿por qué el indio Juan no lo dijo así al señor obispo? »[iii].

El franciscano Juan de Zumárraga, primer obispo de Méjico, escuchó atentamente a Juan Diego y le pidió que volviera otro día porque quería reflexionar. Cuando el indio retornaba a su casa, la Virgen se le apareció de nuevo y le ordenó que viera al obispo al día siguiente.

El domingo, día 10, Zumárraga le hizo esperar y luego le pidió una señal del Cielo. Nª Sª volvió a aparecérsele en el camino de regreso y le mandó que fuese al cerro al día siguiente para darle la señal. Al llegar a casa, encontró moribundo a su tío Juan Bernardino, por lo que decidió cuidarlo y no asistir a la cita. Ante la gravedad de Bernardino, el martes 12 marchó a Tlatelolco para buscar un confesor, dando un rodeo para evitar el cerro, pero la Virgen se le apareció y le dijo: “No te preocupes por tu tío porque está curado, sube a la cumbre y tráeme un ramo de flores”. Aunque en aquel terreno árido nunca habían crecido flores, y menos en invierno cuando arreciaba el hielo, Juan las encontró de varias clases, especialmente “rosas de Castilla”, y las recogió en su tilma (capa, manto), llevándoselas a Nuestra Señora, quien hizo un ramo con sus manos, se las devolvió y le envió al obispo.

“Códice 1548/Escalada”: 154-8 “Zano ipan inin 3 15031 ziu(itl in) cuauhtlactoatzin omonexti(tzino)   in totlazonantzin sihuapilli Gadalope mexico  (1548 –Fecha de la muerte de Juan Diego– También ese año de 1531  [sic 15031] –
se le manifestó nuestra amada Madre y Señora Guadalupe de México) omomoquili cuauhtlactoatzin (murió Cuahtlactoatzin –Juan Diego–)
Firma de Fr. Bernardino de Sahagún
“Juez anton vareliano”
(inscripción en castellano)
La firma de fray Bernardino fue autentificada por el experto en holografía sahaguntina norteamericano, Dr. Charles E. Dibble y por peritos del Banco de México. El Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México, tras profunda investigación, concluyó que se trata de un códice del siglo XVI

Juan Diego, tras diversas dilaciones y peripecias, encontró al obispo acompañado de su intérprete,  el español Juan González,  y del nuevo gobernador (una vez depuesto Cortés), el obispo Sebastián Ramírez Fuenleal, a los que relató las apariciones y mostró las flores recogidas en su tilma, dejándolas caer a continuación. Zumárraga comprendió que el hecho mismo de la existencia de aquellas flores era extraordinario, pero más extraordinario aún fue ver plasmada en la capa del indio la imagen de la Virgen. El mismo Juan Diego quedó abrumado al  comprobar que era la Dama que se le había aparecido y no es improbable que reconociera en la imagen de la tilma la de la Inmaculada de las `estampas´ del fraile jerónimo de Tlatelolco que le daba la catequesis.

Entre tanto, el tío del vidente recibió la visita de Nª Sª y quedó completamente curado.

La trascendencia del milagro guadalupano

     El mundo azteca había quedado de tal forma convulsionado por la rápida caída de su imperio y de su religión, que prácticamente toda la sociedad indígena estaba sumida en una negra depresión, en la que, entre otras cosas, la adopción, por parte de los indios, de la fe de aquellos extraños conquistadores era casi imposible. Sin embargo, como resultado directo de las apariciones marianas, sobrevino la mayor y más rápida conversión de la historia: Toribio de Benavente, uno de los 12 apóstoles e historiador de Nueva España, escribió en 1541 que habían abrazado nuestra fe alrededor de nueve millones de aztecas, lo cual, por sí solo, es ya una prueba de su veracidad.

Grabado, de fecha no precisada, que muestra la galera de Andrea Doria  en  la Batalla de Lepanto (1571) y donde se advierte el estandarte de la Virgen de Guadalupe de Méjico

En seguida se difundieron por todas aquellas `Indias´ las noticias de los milagros y saltaron el océano. Un claro ejemplo de ello es que, a 40 años de las apariciones, la devoción Guadalupana ya era conocida y estimada en Europa: el 7 de octubre de 1571, en la Batalla de Lepanto, “la más alta ocasión que vieron los siglos”, el estandarte de la galera capitana de Giovanni Andrea Doria, el almirante genovés al servicio de España que mandaba el ala derecha de la flota cristiana, llevaba una imagen de la Virgen de Guadalupe mejicana; lo había regalado Felipe II. El lienzo se conserva hoy  en la iglesia de La Madonna di Guadalupe en Santo Stefano d´Aveto ( Italia) [iv].

En 1754 Benedicto XIV proclamó oficialmente el patronato Guadalupano sobre la Nueva España, incluida Filipinas (Breve Non est equidem). El 12 de octubre de 1887, festividad de la Virgen del Pilar, el arzobispo de Méjico y 37 obispos (de los cuales dos españoles) coronaron a Nuestra Señora de Guadalupe como Emperatriz y Patrona de Hispanoamérica, coronación que El Papa León XIII en 1895 autorizó que se hiciera solemnemente. En 1910, San Pío X, aunque introdujera la corriente modernista antiespañola que supone este vocablo, la proclamó Patrona de América Latina, fijando la fiesta el 12 de diciembre y Pío XI amplió este patronazgo a Filipinas en 1935. Juan Pablo II beatificó a Juan Diego en 1990 y lo canonizó en el año 2002.


[i] Cuauhtlatoatzin significa “Águila que habla”, o “El que habla con el águila”.

[ii] Nican Mopohua, el relato más antiguo sobre las apariciones (mediados del siglo XVI), escrito por el mexica Antonio Valeriano en lengua náhuatl.

[iii] O bien el intérprete tradujo el nombre dicho en la aparición como Guadalupe, advocación cuya devoción llevaron a América, a petición de la reina Isabel, los misioneros. También el “Códice 1548” ó “Códice Escalada”, fechado en 1548, habla de Guadalupe.

Pedro Rizo: Mis pliegos de cordel, Liber Factory, Madrid, 2014. http://blogs.periodistadigital.com/plano-picado.php/2010/12/10/12-de-diciembre-la-virgen-de-guadalupe

[iv] La B.V. di Guadalupe e S. Stefano d´Aveto. Note i Documenti, Antonio Domenico Rossi, Tipografía Artística Colombo, 1910.

Pedro Castellini, en Ill Cittadino di Genova, número del 15 de agosto de 1905. Investigación Documental sobre la Virgen de Guadalupe, http://luxdomini.net/_gpe/contenido1/guadalupe_lepanto.htm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>