Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

16 abril 2017 • Lo propio de los hijos de la Iglesia es agradecer el legado de nuestros antepasados

José Guerra Campos (1920-1997) Obispo de Cuenca

Cristo presente en la Iglesia, nuestra Madre

El misterio de Cristo resucitado es el corazón de la Iglesia.

No se puede entender de ningún modo lo que significa la Iglesia en el mundo si se la concibe únicamente como una sociedad de hombres que buscan la verdad o que coinciden en un programa operativo; o si se concibe al mismo Cristo únicamente como un fundador, en quien los sucesores ven al maestro o al ejemplo perdurable.

Cristo no tiene sucesores. Los Apóstoles, sí; pero tanto los Apóstoles como sus sucesores lo que hacen es anunciar y actualizar la presencia constante de Cristo Salvador a través de la historia.

Por eso, en el último Concilio se ha dicho que la Iglesia es como un gran sacramento de Cristo: una señal y un instrumento de su presencia salvadora. El Bautismo nos incorpora al cuerpo de Cristo. Y Cristo-cabeza se siente vitalmente ligado con todos sus miembros. En los comienzos de la historia de la Iglesia, Saulo perseguía implacable a los cristianos. Escuchó la voz de lo alto: “Saulo, ¿por qué me persigues?” Saulo no perseguía al Señor; para él estaba muerto: perseguía a los discípulos que quedaban en el mundo. Sin embargo, “Saulo, ¿por qué me persigues? Comentario de San Agustín: “Saulo pisó los pies, pero quien gritó fue la cabeza”.

Indudablemente, en este cuerpo de salvación, de transmisión de vida superior, todos recibimos y, al mismo tiempo, todos damos. Todos somos llamados para ser testigos e instrumentos de esta presencia misteriosa, para formar este “sacramento”, esta luz que ilumina los caminos de la tierra .

Es muy importante evitar una gran tentación de este tiempo: la de insistir tanto en este carácter activo que corresponde a todos los miembros de la Iglesia que olvidemos una hermosa verdad tradicional: que la Iglesia es nuestra madre.

Hay, por desgracia, muchos a quienes les molesta incomprensiblemente esta afirmación: “La Iglesia es nuestra madre”. Porque se han acostumbrado a pensar que la Iglesia son ellos; se han identificado en exclusiva con la Iglesia: ¿Cómo podemos ser nuestra madre?

Sin embargo, es verdad. Gracias a la presencia de Cristo resucitado, la Iglesia es más que nosotros. Nosotros somos pecadores y ¡cuántas veces se apela a nuestros pecados y defectos -no sin falsa humildad, porque más bien apuntamos al pecado ajeno que al propio- para echar pellas de barro sobre el rostro de la madre! La Iglesia es nuestra madre, porque en ella actúa Cristo por el Espíritu Santo; porque incluso los órganos humanos, no obstante sus defectos, nos garantizan la actuación salvadora del Señor (el magisterio eclesiástico nos transmite la fe pura, sin permitir que se disuelva en la corriente turbia de las opiniones humanas; los sacramentos nos levantan, por encima de una mera convivencia humana, a participar de una vida superior).

La Iglesia es nuestra madre. Y la Iglesia, por tanto, es santa. Esta presencia de Cristo, esta actuación misteriosa hace que, sin negar nuestros propios defectos, podamos abrir “los ojos complacidos a la presencia de muchos santos, sobre todo de muchas almas sencillas, que no presumen de serlo. Pecadores, nosotros; madre y santa, a pesar de todo, la Iglesia.

Pero conviene insistir en ello: la Iglesia es madre y santa porque nos da a Cristo. Los instrumentos humanos de la Iglesia -todos sus miembros- tenemos que ser radicalmente humildes. No somos la luz: damos testimonio de la luz; intentamos reflejarla, a pesar de nuestras manchas.

¡Cuánta actualidad tiene esta verdad evangélica en nuestros días! Hoy se habla mucho de la Iglesia. De la Iglesia proviene, a través de los medios de comunicación, mucho ruido, mucho espectáculo. Y es para preguntarse: este ruido, este espectáculo visible, ¿remite a Cristo presente en el mundo o es pura exhibición de los miembros de la Iglesia?

Lo propio de los hijos de la Iglesia es defender a Cristo, presentar a los hombres su mensaje salvador. ¿No estaremos ahora muchos en peligro de tapar la presencia del Señor; de desmitificar la fe, es decir, de dejar entre paréntesis o de eliminar los hechos más representativos de la vida de Cristo: su Encarnación, su Resurrección, su Ascensión a los cielos, su presencia real en la Eucaristía, su potencia milagrosa en medio del mundo? ¿No intentaremos sustituirlo por ideas, por sistemas brillantes, más atractivos al mundo contemporáneo?

Lo propio de los hijos de la Iglesia es agradecer el legado de nuestros antepasados que, en medio de sus defectos, nos han transmitido al Señor y la fe pura. ¿No están cayendo ahora muchos hijos de la Iglesia en el vicio increíble de acosarla implacablemente, sobre todo en su pasado? ¿No estamos como intentando nerviosamente salir al paso de quienes la persiguen o de quienes no la comprenden, para decirles: “Tenéis toda la razón; la Iglesia del pasado es la causante de todos los males, predicó una religión alienadora, se alió con los opresores, oscureció la luz de la técnica y de la ciencia”?

Y junto a este ataque cruel, absurdamente injusto, contra la Iglesia del pasado, ¿no estaremos cayendo muchos, en nuestros días (cuando más deberíamos sentirnos llamados a la humildad, al temblor de la responsabilidad, para ser dignos de quienes nos han precedido y transmitir a nuestra vez la antorcha a los que nos sigan), no estaremos cayendo en la hinchazón vana, en el exhibicionismo sin límites, diciéndoles a los contemporáneos: “Tenéis razón contra los antepasados, pero fijaos en nosotros, vamos a cambiar las estructuras, vamos a transformar el vestido cultural de la Iglesia, os vamos a ofrecer cauces nuevos, ¡de nosotros sí que podéis fiaros! ¿Manifestación de Cristo o exhibicionismo superficial de las personas? ¿Testimonio de la presencia salvadora o vedettismo trivial?

No creo inoportuno que todos nos apliquemos, en una meditación profunda, las palabras del apóstol San Pablo: “Los judíos piden signos, los griegos buscan sabiduría, mientras nosotros predicamos a Cristo crucificado, que es escándalo para los unos y locura para los otros, pero que es fuerza y sabiduría de Dios para los llamados… Porque la locura de Dios es más sabia y la flaqueza de Dios es más fuerte” que todas las presunciones humanas.

(24 de abril de 1972.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>