Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

20 noviembre 2016 • Solo desde la consideración de lo religioso podrán los hombres de Gobierno hacer frente a las exigencias del bien común

Angel David Martín Rubio

José Antonio, hombre de fe

Con motivo del LXXX aniversario del asesinato de José Antonio Primo de Rivera (1903-1936), y con el objeto de repensar, conocer y difundir la obra y doctrina del fundador de Falange Española, desde el Foro Historia en Libertad hemos pedido su colaboración a una serie de filósofos, historiadores, periodistas, profesores… En días sucesivos publicaremos estas aportaciones cuya calidad no dudamos estará a la altura del homenaje merecido por el hombre que las ha suscitado.

ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO (Castuera, Badajoz, 1969) Sacerdote y profesor. Licenciado en Geografía e Historia, en Historia de la Iglesia y en Derecho Canónico. Doctor por la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de la Universidad San Pablo-CEU (2010). Autor de varios libros y numerosos artículos, muchos de ellos dedicados a la pérdida de vidas humanas como consecuencia de la Guerra Civil española y de la persecución religiosa. Interviene en jornadas, conferencias y medios de comunicación. Coordina las actividades del “Foro Historia en Libertad”.

jose-antonio-2La alusión de José Antonio a la religión católica en su discurso del 29 de octubre de 1933 fue, ante todo, una profesión de fe:

«Queremos que el espíritu religioso, clave de los mejores arcos de nuestra Historia, sea respetado y amparado como merece, sin que por eso el Estado se inmiscuya en funciones que no le son propias ni comparta –como lo hacía, tal vez por otros intereses que los de la verdadera Religión– funciones que sí le corresponde realizar por sí mismo» Discurso de la fundación de Falange Española (29-octubre-1933) [disponible en línea] http://www.rumbos.net/ocja/jaoc0011.html.

Se estaba gestando por aquellos años una de las más sangrientas persecuciones religiosas del mundo contemporáneo, manifestada hasta entonces en las agresiones e incendios de edificios sagrados así como en la legislación laicista impuesta desde el Parlamento nacido del pronunciamiento revolucionario que impuso en España el régimen republicano [1]. Pocos meses después de pronunciarse las palabras que hemos citado, se cometieron los primeros asesinatos en el contexto de dicha persecución religiosa.

Por aquellos días y en relación con la muerte del diputado tradicionalista Oreja Elósegui durante los sangrientos días de la Revolución de Octubre, dijo José Antonio:

«Fue Marcelino Oreja, de una parte, el hombre de la tarea callada de todos los días: fue, de otra parte, el hombre que durante la tarea albergaba en su corazón un ideal de los más hondos, de los más completos y de los más difíciles. Aquella existencia silenciosa fue sólo una tarea inacabable en un taller pulcro y ordenado, iluminado apenas por una lucecita perenne, que era la luz de su ideal. ¡Bienaventuradas esas vidas que nos sirven de ejemplo hasta que llega el instante en que la Suprema Providencia dispone que lo que era apenas resplandor se convierta en luz inefable de gloria, y lo que era tarea de todos los días se convierta en inacabable descanso!» (Palabras pronunciadas en el Parlamento, 9-noviembre-1934) [disponible en línea] http://www.rumbos.net/ocja/jaoc0074.html.

Volviendo a la afirmación joseantoniana del Teatro de la Comedia, nos encontramos con una doble referencia: la constatación del papel insustituible que la religión católica había desempeñado en la gestación y en la historia de España, así como la voluntad decidida de que el Movimiento que estaba naciendo asumiera dicha aportación desde una ineludible continuidad. Los Puntos Iniciales de Falange Española expresarán la misma idea con mayor precisión: El Estado nuevo se inspirará en el espíritu religioso católico tradicional en España y concordará con la Iglesia las consideraciones y el amparo que le son debidos»: (FE, 7-diciembre-1933) [disponible en línea] http://www.rumbos.net/ocja/jaoc0014.html. Añadiendo una precisión especialmente relevante para situar el catolicismo político de José Antonio:

«Lo espiritual ha sido y es el resorte decisivo en la vida de los hombres y de los pueblos. Aspecto preeminente de lo espiritual es lo religioso. Ningún hombre puede dejar de formularse las eternas preguntas sobre la vida y la muerte, sobre la creación y el más allá. A esas preguntas no se puede contestar con evasivas; hay que contestar con la afirmación o con la negación. España contestó siempre con la afirmación católica. La interpretación católica de la vida es, en primer lugar, la verdadera; pero es además, históricamente, la española». (Ibid.)

Es decir, que , que el aprecio de lo religioso proclamado en el discurso del 29 de octubre, no se fundamentaba en una consideración sociológica o histórica sino estrictamente sobrenatural.

Al hacer un planteamiento tan tajante de la cuestión, José Antonio no solamente descarta la neutralidad o la hostilidad de los hombres de gobierno ante las cuestiones religiosas sino que responde positivamente, en plena coincidencia con la teología católica, a la pregunta de si el Estado debe inspirar en la religión verdadera sus leyes y fines de acción. Una conferencia monográfica sobre el punto 25 pronunciada por Manuel Valdés Larrañaga en un Curso de Formación organizado por FE de las JONS en junio de 1935, concluye en unos términos semejantes: «Precisadas y concertadas, en cuanto a sus específicos fines, la potestad religiosa y la civil, puede dirigirse la común empresa moral de salvación espiritual –en lo trascendente– y de consecución del bien común en la sociedad y desde el punto de vista histórico»: “Educación Nacional. Religión”, José Antonio y la Revolución nacional (Textos seleccionados por Agustín del Río Cisneros), Madrid: Ediciones del Movimiento, 1964, pág. 320.

En efecto, el Derecho y el Estado son sujeto capaz de una inspiración religiosa adecuada a su propia naturaleza. Por tanto, el derecho positivo debe concretar un derecho natural que se asienta en la suprema ley divina y el bien común (que la autoridad civil reconoce como fin inmediato) no es ajeno al destino sobrenatural del hombre sino que se debe ordenar a él. Todas las instituciones sociales, todas las acciones y directivas políticas deben tener en cuenta una verdad fundamental: que el hombre no ha sido hecho para este mundo, sino para la Eternidad: «Porque sólo se respeta la libertad del hombre cuando se le estima, como nosotros le estimamos, portador de valores eternos; cuando se le estima envoltura corporal de un alma que es capaz de condenarse y de salvarse» (José Antonio PRIMO DE RIVERA, Discurso de la fundación de Falange Española, loc. cit.).

Contienen, por último, las palabras de José Antonio en la Comedia una referencia a las relaciones Iglesia-Estado (aspecto éste más exterior de la cuestión) que sería explicitada más adelante en los 27 puntos en unos términos que nos hemos esforzado por dilucidar en otra ocasión [2] y que apuntan a las formulaciones concordatarias características del pontificado de Pío XI a la hora de formalizar y someter a norma jurídica dichas relaciones.

«25. Nuestro Movimiento incorpora el sentido católico –de gloriosa tradición y predominante en España– a la reconstrucción nacional. La Igesia y el Estado concordarán sus facultades respectivas, sin que se admita intromisión o actividad alguna que menoscabe la dignidad del Estado o la integridad nacional»: Norma Programática de la Falange (redactada en noviembre-1934) [disponible en línea] http://www.rumbos.net/ocja/jaoc0075.html.

Celda de la Cárcel de Alicante que ocupaba José Antonio y de la que salió para ser asesinado

Celda de la Cárcel de Alicante que ocupaba José Antonio y de la que salió para ser asesinado por fuerzas a las órdenes del Gobierno del Frente Popular después de una farsa de juicio

Qué diría hoy José Antonio

Cualquier pronunciamiento al respecto en la España de comienzos del siglo XXI debe tomar en consideración el definitivo afianzamiento del proyecto laicista una vez que, la Constitución de 1978 implantó un sistema político carente de cualquier referencia moral. Por eso se puede hablar de «la ruina espiritual de un pueblo por efecto de una política», en expresión referida a una forma de gobernar que constituye la aplicación práctica de un sistema erróneo de conceptos sobre la vida y sobre la sociedad[3].

Cerrar los ojos a la conexión entre los procesos políticos y la descristianización que se ha acelerado en los últimos decenios sería negar la realidad. También sería ingenuo desconocer los síntomas de secularización experimentados por los pronunciamientos oficiales más recientes de la Doctrina Social de la Iglesia que, por un lado, se ha situado en la perpetua contradicción de dar por bueno el sistema democráctico que lleva jurídicamente a consecuencias moralmente inadmisibles. Por otra parte, al haber renunciado a influir «con su moral propia en las leyes», la Iglesia deja de cumplir una de las misiones que le son propias, pues su misma naturaleza no excluye la atención que es debida a las realidades temporales.

Sin necesidad de remontarnos mucho en el tiempo, evocamos hechos como las sucesivas intervenciones legislativas gubernamentales unidas a episodios de trágica reiteración como las blasfemias en público, las profanaciones y los reiterados ataques a la religión católica desde medios de comunicación e instancias político-culturales. Día a día comprobamos la puesta en práctica de un proyecto, respaldado con mayor o menor grado de radicalidad por todas las fuerzas con representación parlamentaria, y que apunta a superar lo ya conseguido porque nunca se ha planteado como meta, ni siquiera teóricamente, una hipotética convivencia pacífica con el cristianismo. La propuesta de altas instancias eclesiásticas -desconcertante también desde una perspectiva católica- de una “sana laicidad” inspirada en el modelo useño como alternativa a la laicización agresiva de la sociedad, no ha encontrado interlocutor en el caso de la España democrática, consecuente hasta el extremo con la neutralidad axiológica proclamada en su ordenamiento jurídico.

Neutralidad que es meramente teórica. Porque, al perder las leyes su cimiento en un orden moral objetivo, únicamente se fundamentan en la expresión de la voluntad general conocida a través del resultado de las elecciones partitocráticas. De esa manera, el iuspositivismo racionalista ha logrado imponer en los países de nuestro entorno cultural la autonomía del derecho y de la política frente a la religión o la moral.

Por tanto, un discurso político que hoy se pretenda católico, puede asumir de las palabras pronunciadas por José Antonio en el Teatro de la Comedia tanto la crítica al sistema liberal como a su falsa alternativa socialista. No solo como sistemas económicos radicalmente injustos sino en virtud de su propio fundamento filosófico radicalmente anti-teológico:

«Cuando, en marzo de 1762, un hombre nefasto, que se llamaba Juan Jacobo Rousseau, publicó El contrato social, dejó de ser la verdad política una entidad permanente. Antes, en otras épocas más profundas, los Estados, que eran ejecutores de misiones históricas, tenían inscritas sobre sus frentes, y aun sobre los astros, la justicia y la verdad. Juan Jacobo Rousseau vino a decirnos que la justicia y la verdad no eran categorías permanentes de razón, sino que eran, en cada instante, decisiones de voluntad» José Antonio PRIMO DE RIVERA, Discurso de la fundación de Falange Española, loc. cit..

Cabria recordar aquí todas las citas de José Antonio que manifiestan su aprecio por el intelectualismo vigente en el ámbito de la Escolástica medieval y que consiste en la afirmación del predominio del entendimiento y la razón sobre la voluntad. De acuerdo con estos principios, se parte de la idea de un orden moral inmutable y universal, del bien, la verdad, la justicia… cognoscibles y como categorías permanentes que se imponen a la acción y legislación humana.

Para el derecho natural de tradición cristiano-aristotélica lo bueno y lo justo se han de medir conforme a las exigencias ordenadas (en cuanto dirigidas a un fin) de la naturaleza humana, que siempre y en todos los casos ha de interpretarse según un criterio teleológico.

El principio finalista, que tiene su raíz en la metafísica del ser, es, pues, el fundamento de la unidad esencial del ser y del deber, del ser y del bien. Y no cabe concebir el fin del hombre —esa es la aportación esencial del cristianismo— al margen de su vocación sobrenatural.

Por tanto, y a diferencia de lo que suelen hacer hoy las instancias eclesiásticas oficiales, no basta con limitarse a exhortar para que ciudadanos y gobernantes en sus decisiones y actos electivos se sometan a la norma moral. Se requiere que sea moral el sistema mismo. Es decir, que esté constituido de tal forma que no sea legítimo dentro de él atentar contra la citada ley moral. De lo contrario, no es posible en conciencia aceptarlo y participar en él sin hacer lo necesario por corregirlo

Recordemos, por último, que el espíritu religioso era evocado por José Antonio en el discurso de la Comedia como una reivindicación más dentro de «nuestro sentido total de la Patria y del Estado que ha de servirla». También hoy, solamente desde la consideración de lo religioso como constitutivo interno de la sociedad y desde su subordinación a la ley moral, podrán los hombres de Gobierno hacer frente a las exigencias del bien común.

__________________________

[1] Cfr. Ángel David MARTÍN RUBIO, “La quema de conventos de 1931”, en José Javier ESPARZA (ed.), El libro negro de la izquierda española, Barcelona: Chronica, 2011, 61-67.

[2] Ángel David MARTÍN RUBIO, “Catolicismo y Falange en la época fundacional” (Madrid, 14-noviembre-2014) [disponible en red] http://www.ivoox.com/catolicismo-falange-audios-mp3_rf_4155637_1.html.

[3] Cfr. Francisco CANALS, “El ateísmo como soporte ideológico de la democracia”, Verbo 217-218 (1983).

2 Respuestas a José Antonio, hombre de fe

  1. Pingback: José Antonio, hombre de fe | Hispaniainfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>