Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

12 Junio 2015 • "Reinaré en España, y con más veneración que en otras muchas partes"

Marcial Flavius - presbyter

Novena al Sagrado Corazón de Jesús. Día noveno y fiesta: “Reinaré en España”

Sagrado CorazonEl 30 de mayo de 1919, España se consagró públicamente al Sagrado Corazón en el Cerro de los Ángeles. Allí se grabó, debajo de la estatua de Cristo, la promesa que hizo al padre Bernardo de Hoyos, S.J., el 14 de mayo de 1733, mostrándole su Corazón y diciéndole: «Reinaré en España, y con más veneración que en otras muchas partes».

Vemos pues, la estrecha vinculación que existe entre el Reinado del Sgdo.Corazón y nuestra Patria. Ello nos obliga a pensar cómo hemos de vivir nuestra condición de españoles y si en ello tiene algo que decir nuestra condición de cristianos, más aún si nos hemos consagrado al Corazón de Jesús y a la extensión de su reino.

1. EL PATRIOTISMO

El patriotismo es el amor y la piedad hacia la Patria en cuanto tierra de nuestros mayores o antepasados. Además de otros títulos como la justicia legal, la caridad y la gratitud, el principal fundamento teológico del patriotismo es la virtud de la piedad.

La palabra piedad se puede emplear en muy diversos sentidos. Siguiendo a Sto.Tomás de Aquino, considerándola como virtud especial, derivada de la justicia, puede definirse como un hábito sobrenatural que nos inclina a tributar a los padres, a la patria y a todos los que se relacionan con ellos el honor y servicio debidos (II-II, 101,3). Por lo tanto, el objeto material de esta virtud lo constituyen todos los actos de honor, reverencia, servicio, ayuda material o espiritual, etc. que se tributan a los padres, a la patria y a todos los consanguíneos.

Esos deberes para con la patria pueden reducirse a uno solo: el patriotismo, que no es otra cosa que el amor y la piedad hacia la patria en cuanto tierra de nuestros mayores o antepasados. El patriotismo bien entendido es una verdadera virtud cristiana y sus principales manifestaciones son cuatro (cfr. Antonio ROYO MARÍN, Teología Moral para seglares, Tomo I, p.681):

  • Amor de predilección, sobre todas las demás naciones; perfectamente conciliable, sin embargo, con el respeto debido a todas ellas y la caridad universal que nos impone el amor al mundo entero.
  • Respeto y honor a su historia, tradición, instituciones, idioma, etc. que se manifiesta incluso ante los símbolos que la representan, principalmente la bandera y el himno nacional.
  • Servicio, como expresión efectiva de nuestro amor y veneración. Consiste principalmente en el fiel cumplimiento de sus leyes legítimas, sobre todo las relativas a tributos e impuestos, en el desempeño desinteresado y leal de los cargos públicos que el bien común nos exija y otras cosas por el estilo.
  • Defenderla contra sus perseguidores y enemigos interiores o exteriores: en tiempo de paz, con la palabra o con la pluma; en tiempo de guerra, empuñando las armas y dando generosamente la vida si es preciso por el honor o la integridad de la Patria.

2. PECADOS OPUESTOS AL PATROTISMO

Al sano patriotismo se oponen dos pecados:

  • Por defecto se opone el internacionalismo de los hombres sin patria, que desconocen la suya propia con el especioso pretexto de que el hombre es ciudadano del mundo.
  • Por exceso se opone el nacionalismo exagerado, que ensalza desordenadamente a la propia patria como si fuera el bien supremo y desprecia a los demás países con palabras o hechos, muchas veces calumniosos o injustos.

Este sentimiento ha ido adquiriendo en la segunda mitad del siglo XIX y en el XX formas más particulares dentro de cada nación. Se han fomentado nacionalismos cada día más estrechos a los que cabe aplicar con propiedad el nombre de separatismos. Con lo cual se ha perjudicado a grandes entidades formadas por la historia. Rozando en ocasiones extremos racistas, se ha acentuado la nota separatista en tal forma de desconsideración y desestima a otros pueblos o naciones, que en el fondo se ha incurrido en auténticos vicios farisaicos.

Con razón advirtió el insigne Menéndez Pelayo de las raíces de este separatismo en el caso de España: «España, evangelizadora de la mitad del orbe; España, martillo de herejes, luz de Trento, espada de Roma, cuna de San Ignacio…; ésa es nuestra grandeza y nuestra unidad; no tenemos otra. El día en que acabe de perderse, España volverá al cantonalismo de los arevacos y de los vectones o de los reyes de taifas».

Y el cardenal Gomá condenaba a este nacionalismo afirmando que surge contra el Estado y sacude el yugo común que aunaba en la síntesis de la Patria única a varios pueblos que la Providencia y la historia redujeron a un denominador común. Y recordaba que la doctrina católica predica a los pueblos la justicia y la caridad, también en el orden político y es la justicia y la caridad la que, dentro de un mismo Estado, impone el respeto a vínculos derivados de los hechos y principios legítimos que forman de varios pueblos una gran Patria (cfr. Catolicismo y Patria, VI)

3. CRISTO, APRESURA EL CUMPLIMIENTO DE TU PROMESA

«Reinaré en España…». En pocos momentos de nuestra historia como en éste en que nos encontramos, hemos podido creer más lejano el cumplimiento de esta consoladora promesa. Y sin embargo, tienen aplicación a nuestros días las palabras de la Beata María Patrocinio Giner, misionera claretiana:

«Qué nubarrones tan negros nos cubren, pero como nuestra confianza está puesta en Aquel que ha dicho “triunfaré de mis enemigos y reinaré en España” (…) en medio de tanta persecución nuestra fe se robustece, el corazón purga y la voluntad se dispone a sufrir todo lo que el Señor permita nos venga, que todo sea para nuestro bien» (diciembre-1932).

Pidamos luz y valentía. Renovemos nuestra Consagración. Reavivemos tres grandes afirmaciones:

  • Sagrado Corazón de Jesús: en Vos confío.
  • Sagrado Corazón de Jesús: haced nuestro corazón semejante al Vuestro
  • Sagrado Corazón de Jesús: venga a nosotros tu Reino

Así, nuestra España volverá a ser, en palabras del cardenal Gomá:

«Una, con la unidad católica, razón de toda nuestra historia; grande, con la grandeza del pensamiento y de la virtud de Cristo, que han producido los pueblos más grandes de la historia universal; y libre “con la libertad con que nos hizo libres Cristo” porque fuera de Cristo no hay verdadera libertad» (Gomá, ibid. VII).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>