Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

17 Mayo 2015 • "Vendrá de la misma manera que lo habéis visto ir al cielo"

Angel David Martín Rubio

Sentado a la diestra de Dios Padre

La vida de Jesús en la tierra concluye con su Ascensión . La Iglesia católica confiesa que Jesucristo subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre. Se trata de un artículo de fe que encontramos en las más antiguas formas del Símbolo.

1. El hecho histórico y el misterio [1]

AscensionCristo resucitado tiene un cuerpo real, ciertamente glorificado y transformado por el Espíritu, con la señal de su Sacrificio redentor (Cfr. Ap 5, 6), verdadero y en su sustancia última el mismo que nació de la Virgen María, fue clavado en la Cruz y depositado en el sepulcro. Durante cuarenta días fue visto por los discípulos: para que fuesen testigos de su Resurrección, aunque no estaba ya con ellos ordinariamente, como antes, sino que se les apareció en varias ocasiones como refieren los Evangelistas.

Es ese cuerpo, el que, ante los ojos de los Apóstoles, se elevó hacia los cielos como describe San Lucas: «Y los sacó fuera hasta frente a Betania y, alzando sus manos, los bendijo. Mientras los bendecía, se separó de ellos y fue elevado hacia el cielo. Ellos lo adoraron y se volvieron a Jerusalén con gran gozo» (Lc 24, 50-51; cfr. Hch 1, 9). El texto de San Marcos apunta hacia el sentido del misterio: «Y el Señor Jesús, después de hablarles, fue arrebatado al cielo, y se sentó a la diestra de Dios» (Mc 16, 19).

En numerosos lugares de la Sagrada Escritura encontramos referencias a la dignidad, la gloria que Jesucristo mereció para sí y que recibió del Padre desde el momento de su resurrección: «Subió al cielo y está a la diestra de Dios, hallándose sujetos a Él ángeles, autoridades y poderes» (1 Pe 3, 22). Tal como lo había profetizado el rey David:

«Oráculo de Yahvé a mi Señor: “Siéntate a mi diestra, hasta que Yo haga de tus enemigos el escabel de tus pies”» (Sal 109, 1).

Esta misma doctrina se explicita aún más por San Pablo cuando expone que Dios premió la obediencia de su Hijo:

«Le exaltó y le otorgó un nombre sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús doble la rodilla todo cuanto hay en los cielos, en la tierra y en los infiernos, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor para gloria de Dios Padre» (cfr. Flp 2, 7-11).

En las apariciones a los discípulos, Cristo se hallaba ya en la plena posesión de esa gloria, aunque a ellos no se la mostrase. La Ascensión consistió en romper las relaciones sensibles con sus fieles para no tener otras que las de la fe.

2. Jesucristo, sentado a la diestra del Padre

Los símbolos de fe al referirse al misterio de la Ascensión suelen usar la fórmula «subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre».

«Estar sentado no significa aquí una situación o figura del cuerpo sino que expresa la posesión firme y estable de la regia y suprema potestad y gloria que (Cristo) recibió del Padre» [2]. Santo Tomás dice que “el sentarse” significa descanso o reposo y en este sentido, la expresión quiere decir que Jesucristo “habita” junto al Padre compartiendo su bienaventuranza y significa también la potestad regia o judicial y, en este sentido, Cristo reina junto al Padre y de Él recibe el poder judicial sobre vivos y muertos.

«Varones de Galilea, ¿por qué quedáis aquí mirando al cielo? Este Jesús que de en medio de vosotros ha sido recogido en el cielo, vendrá de la misma manera que lo habéis visto ir al cielo» (Hch 1, 11). Y vendrá «para juzgar a los vivos y a los muertos y su reino no tendrá fin», consoladora promesa que explica la gran alegría con que ellos se quedaron. Y, en adelante, los cristianos hemos de perseverar en la “bienaventurada esperanza” del segundo advenimiento de Cristo en gloria y majestad (Tit. 2, 13; cfr. 1 Co. 7, 29; Fil. 4, 5; St. 5, 7 ss.; 1 Pe. 4, 7; Ap. 22, 12) [3].

3. La exaltación de la Humanidad de Cristo ha de reflejarse de alguna manera en la salvación de los hombres

Por tres razones principales fue beneficiosa para nosotros la Ascensión del Señor a los cielos:

  • Para aumentar nuestra Fe, que trata de cosas invisibles: «Porque me has visto, has creído; dichosos los que no ven y creen» (Jn 20, 29); «Y aun a Cristo, si le conocimos según la carne, ahora no lo conocemos así» (2 Cor 5, 16).
  • Para levantar nuestra Esperanza hacia las cosas del Cielo. Por eso dice también Cristo: «En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo diría, porque voy a prepararos el lugar» (Jn 14, 2). Pues siendo Él nuestra Cabeza, es necesario que los miembros sigan allí hacia donde fue la Cabeza. «Subiendo a las alturas, llevó cautiva la cautividad, repartió dones a los hombres» (Ef 4, 8). Esto es: condujo consigo al cielo, como a lugar extraño a la naturaleza humana, a los que habían sido retenidos cautivos por el diablo, habiéndolos conquistado de la manera más gloriosa por la victoria que reportó sobre el enemigo.
  • Para mover nuestra Caridad con el fuego del Espíritu Santo que nos envió después de su Ascensión: «Os conviene que yo me vaya. Porque, si no me fuere, el Paráclito no vendrá a vosotros» (Jn 16, 7).

*

«La Ascensión es la aceptación del Sacrificio de Cristo, su premio. Uniéndonos a ese Sacrificio, poniendo nuestra parte, también lo nuestro será grato al Padre a quien, después de la consagración, le pediremos hoy, según el Canon Romano, que así como dispuso que los ángeles acompañaran la Ascensión de su Hijo, de manera semejante envíe también un ángel a este altar de la tierra para que el sacrificio de Cristo —y también nuestra parte— sea llevado “hasta el altar del ciclo”. El ángel portador del sacrificio de Cristo, del sacrificio total, el de la Cabeza ciertamente, pero también el de sus miembros, cuyo aporte vale tanto cuanto se integre en el Sacrificio de la Víctima divina, se unirá así a los ángeles innúmeros que acompañan al Señor en su Ascensión, y de ese modo, participando en aquella solemne procesión vertical hacia el cielo, “tengamos también parte en la plenitud de su Reino”» [4].

Los Apóstoles marcharon a Jerusalén en compañía de Santa María y, junto a Ella, esperan la llegada del Espíritu Santo (Hch 1, 14). Dispongámonos nosotros también en estos días a preparar la próxima fiesta de Pentecostés unidos a nuestra Señora.

___________________________

[1] Cfr. para toda la cuestión: Sto. Tomás de Aquino, Sum. Th., III, q57, a1-6; q58, a1-4.
[2] Catecismo romano I, 7, nº 3
[3] Cfr. Mons. STRAUBINGER, La Santa Biblia, in Hch 1, 11.
[4] Alfredo SAENZ, Palabra y Vida, Ciclo B, Buenos Aires: Ediciones Gladius, 1993, pág. 159.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>