Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

7 Junio 2017 • Una manipulación recurrente de la izquierda seudo-cultural

Moisés Domínguez Núñez - Ángel David Martín Rubio

Millán Astray-Unamuno: una batalla ganada y una mentira menos que rebatir

En marzo de 2016 publicamos un trabajo actualizado con nueva información en octubre del mismo año (Millán Astray con Unamuno, no contra Unamuno). Allí se dejaba meridianamente claro cuál fue la actuación del general Don José Millán Astray y de Don Miguel de Unamuno en el supuesto enfrentamiento que tuvo lugar el día de la Raza de 1936 en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca y en la salida de dicho acto. Este trabajo se enmarcaba en un estudio más amplio acerca de la presencia del general Millán Astray en Extremadura.

Este ensayo, hasta la fecha, no ha sido rebatido de forma razonada por el mundo historiográfico, señal de que íbamos por el buen camino. Es más, al hilo de aquel trabajo se sumaron otros que ratificaban lo antedicho por nosotros. Así, a vuela pluma, se pueden ver los artículos del periodista e historiador Fernando Paz o de Guillermo Rocafort.

También los miembros de la plataforma en defensa de Millán Astray, muchos de ellos antiguos caballeros legionarios, se implicaron en tratar de desmontar lo que consideran una versión sesgada de lo ocurrido aquel 12 de octubre y hallaron una crónica de El Adelanto de Salamanca de la que se ha hecho eco el periodista Juan E.Pflüger en su documentada serie de La Gaceta y otros medios, entre febrero y marzo de 2017.

Lo más importante no es el fondo de estos artículos, la polémica suscitada con el arbitrario cambio que se pretende de la calle que lleva el nombre  del General en Madrid, sino la presentación de una fotografía que se puede calificar de “EXTRAORDINARIA” (dice el dicho castellano que una imagen vale más que mil palabras) y que desmonta de forma irrebatible la mitología que se había creado alrededor de esta historia. Con autorización de la citada Plataforma reproducimos este documento:

 

La razón de esta trascendencia radica en que el fotógrafo ha captado el preciso momento en que el General legionario se despide de forma amistosa del Rector de la Universidad, poco antes de subir al vehículo en el que está entrando doña Carmen Polo. También salen en la instantánea los escoltas de Millán Astray que rodean y protegen a Don Miguel de Unamuno y a quienes identificamos en nuestro anterior artículo y el Obispo de Salamanca. Esta imagen es inmediatamente anterior a la que todos conocemos y que fue descubierta por el periodista e historiador Miguel Platón en los archivos de la agencia EFE.

Foto publicada en El Adelanto, 13-octubre-2017. Editada para H en L

La foto ahora identificada confirma plenamente las conclusiones de nuestro artículo citado:

Y es que no solamente los falangistas no estaban protegiendo a Unamuno «del general Millán Astray y de sus legionarios» sino que eran éstos -y más concretamente la propia guardia personal y de confianza de Millán Astray- la que está ejerciendo con eficacia sus funciones de facilitar el acceso de la ilustre comitiva al vehículo dispuesto al efecto. Se puede comprobar, en efecto, que junto al coche, al que ya habría subido la esposa del Generalísimo, Carmen Polo (quien a instancias del propio Millán Astray sacó cogido de su brazo a Unamuno) aparecen el falangista, el requeté y el legionario que hemos visto, sistemáticamente junto el general en sus actos oficiales durante los meses de agosto y septiembre de 1936.

En síntesis, esta fotografía -poniéndola en relación con las que vimos en Cáceres y en tantos otros lugares- viene a respaldar la versión del suceso de Salamanca que da el propio Millán Astray y que, sustancialmente, fue expuesta por Luis E. Togores en su biografía del General (cfr. ob. cit. págs.. 202-203). Resulta también coincidente con los datos aportados por otros testigos presenciales. Así, José María Pemán recuerda que Unamuno se despidió de él «y ello demuestra que el ambiente no era tan arrebatado…» (ABC, Madrid, 26-noviembre-1964, pág. 3: La verdad de aquel día) y Ximénez de Sandoval califica la interrupción de Millán Astray «en tono de arenga militar» y rematada con el «¡mueran los intelectuales!». Pemán y Sáinz Rodríguez protestan… y el General rectifica: «¡los malos intelectuales!». Doña Carmen Polo de Franco sale del brazo de Millán Astray, con Unamuno al otro lado; los dos la despiden. «Millán se volvió a Unamuno y, como si nada hubiera pasado, dijo: ¡bueno, don Miguel, a ver cuándo nos vemos! Cuando usted quiera, mi general. Se dieron la mano. Y Millán, sin soltar la del glorioso escritor, gritó: ¡vamos, muchachos, el himno de Falange!» (cit. por José María GARCÍA ESCUDERO, Historia política de las dos Españas, Madrid: Editora Nacional, 1976, 1493-1484). Es fácil entender que los presentes respaldaron la invitación del general y continuaron cantando el Cara al Sol mientras doña Carmen y Unamuno flanqueados por el Obispo de Salamanca salían del edificio universitario para dirigirse al coche oficial de la esposa del Generalísimo, que habría de conducir a Unamuno a su domicilio. El momento previo a que éste se subiera al vehículo es el inmortalizado por la fotografía que venimos glosando.

Ese momento previo, del que no se conocía un testimonio gráfico ha quedado ahora atestiguado en la imagen publicada por El Adelanto de Salamanca (13/10/1936), sorprendentemente ignorada por los historiadores que se han ocupado monográficamente del asunto.

Recreación de la escena publicada en El Adelanto de Salamanca (13-10-1936). Dibujo de Moisés Domínguez Núñez. Para la identificación de los personajes, ver nuestro artículo citado en Historia en Libertad

Después de estas pruebas irrefutables, ¿seguirá la izquierda mediática y la historiografía de combate dando la tabarra con este insignificante incidente dentro de la Guerra Civil, que elevó a categoría un aparato de propaganda controlado por la Komintern?

Una reflexión final. Sería muy interesante que sumáramos esfuerzos, en lugar de que cada historiador, periodista, investigador vaya por libre. Por eso, gracias a la colaboración de todos los implicados nos proponemos reunir en una monografía todo el estado de la cuestión sobre este lance. El resultado final será muy interesante y se presentará como un estudio lo más cercano posible a la verdad de los acontecimientos de aquel trascendental 12 de Octubre de 1936 en Salamanca que la propaganda pseudo-histórica y política se empeña en distorsionar.

El Adelanto, Salamanca, 13 de octubre de 1936

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>