Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

12 octubre 2018 • Bendita y alabada sea la hora en que la Virgen Santísima vino en carne mortal a Zaragoza.

Marcial Flavius - presbyter

Fiesta de Nuestra Señora del Pilar: 12-octubre-2018

Rito Romano Tradicional

Evangelio

Lc 11, 27-28: En aquel tiempo: Hablando Jesús al pueblo, levantó una mujer la voz de en medio del concurso y le dijo: Bienaventurado el vientre que te llefó, y los pechos que te amamantaron. Pero Jesús respondió: Bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica.

Aparición de la Virgen a Santiago el Mayor en Zaragoza (Virgen del Pilar). Tabla Gótico-Flamenca

Aparición de la Virgen a Santiago el Mayor en Zaragoza (Virgen del Pilar). Tabla Gótico-Flamenca

Reflexión

La secular advocación de nuestra Señora del Pilar, es símbolo de la firmeza de fe. La Virgen es la columna firme, el cimiento donde se asienta la fe y la guía segura hacia la salvación. Al ver como en las naciones unidas por el vínculo de la Hispanidad se celebra hoy esta fiesta y al contemplar su amor a la Virgen podemos ver cumplidas las palabras de la Sagrada Escritura que le apropia la Liturgia católica: «Me arraigué en un pueblo glorioso, y en la porción de mi Dios, la cual es su herencia; y mi habitación fue en la multitud de los santos» (Eclo 24, 16).

En las oraciones de la Misa que hoy se celebra, pedimos por intercesión de la Madre de Dios: permanecer firmes en la fe y constantes en la caridad.

I. Permanecer firmes en la fe

En el libro del Éxodo leemos cómo Dios precedía al pueblo en el desierto, de día como una columna en forma de nube para indicarle el camino, y de noche como una columna de fuego para alumbrarle (Ex 13, 21). Esa columna, nos recuerda que la Virgen fue quien marchó delante en la evangelización de los comienzos de la Iglesia: «Todos ellos perseveraban unánimes en oración, con las mujeres, con María, la madre de Jesús, y con los hermanos de Éste» (Hch 1, 14). Y también es quien ahora va primero, iluminando el camino de nuestra propia vida cristiana.

La fe, es el tesoro más grande que hemos recibido. ¿Hasta qué punto participamos de la plenitud de bienes que se encierra en la fe católica? Hoy es un día para examinar nuestra fe en presencia de la Santísima Virgen: ¿Es tan culta e instruida como lo exigen las necesidades actuales? ¿Conocemos tan a fondo nuestra religión que podemos dar razón de los fundamentos de la fe? ¿Tenemos la cultura religiosa necesaria para deshacer los sofismas de la moderna incredulidad?

Hay que conocer de un modo acomodado a la propia cultura nuestros dogmas, los mandamientos de Dios y de la Iglesia, la doctrina de la oración y los sacramentos. Si no es así, se demuestra falta de estima hacia el beneficio inmenso de la fe.

II. Permanecer constantes en la caridad.

No basta con conocer, hay que vivir conforme a la fe que se profesa, porque la fe sin obras es muerta. Cumplir conforme a las enseñanzas del Evangelio, los deberes cristianos en la vida particular, familiar y social. Sólo así concordarán las obras con la fe.

* * *

Hoy, en su fiesta, nos acercamos con el corazón a la Basílica del Pilar de Zaragoza y a tantos santuarios marianos, le pedimos a Nuestra Señora que nos guíe siempre. Que Ella nos muestre el camino para que aumente nuestra fe, se fortalezca nuestra esperanza, crezca en intensidad nuestro amor a Dios y al prójimo. Para que así nos muestre al fruto bendito de su vientre por toda la eternidad en la gloria del Cielo.