Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

4 junio 2016 • "Alegraos conmigo, porque he hallado mi oveja perdida"

Marcial Flavius - presbyter

3er. Domingo después de Pentecostés: 5-junio-2016

Rito Romano Tradicional

Evangelio

Lc 15, 1-10: En aquel tiempo: Se acercaban a El todos los publicanos y pecadores para oírle, y los fariseos y escribas murmuraban, diciendo: Este acoge a los pecadores y come con ellos. Propúsoles esta parábola, diciendo: ¿Quién habrá entre vosotros que, teniendo cien ovejas y habiendo perdido una de ellas, no deje las noventa y nueve en el desierto y vaya en busca de la perdida hasta que la halle? Y, una vez hallada, la pone alegre sobre sus hombros, y, vuelto a casa, convoca a los amigos y vecinos, diciéndoles: Alegraos conmigo, porque he hallado mi oveja perdida. Yo os digo que en el cielo será mayor la alegría por un pecador que haga penitencia que por noventa y nueve justos que no necesitan de penitencia. ¿O qué mujer que tenga diez dracmas, si pierde una, no enciende la luz, barre la casa y busca cuidadosamente hasta hallarla? Y, una vez hallada, convoca a las amigas y vecinas, diciendo: Alegraos conmigo, porque he hallado la dracma, que había perdido. Tal os digo que será la alegría entre los ángeles de Dios por un pecador que haga penitencia..

buen pastor

Reflexión

Leemos en el Evangelio de la Misa de este Domingo que los publicanos y pecadores acudían a Cristo para oírle: «Esto lo consentía, porque con este fin había tomado nuestra carne, acogiendo a los pecadores como el médico a los enfermos. Pero los fariseos verdaderamente criminales correspondían a esta bondad con murmuraciones» (Teofilacto).

Como en otras muchas ocasiones, Cristo recurre a las parábolas para darles una respuesta. En este caso son tres relatos sucesivos (oveja perdida – dracma perdida – hijo pródigo) con desarrollo distinto y una misma finalidad: mostrar el perdón de los pecados desde la perspectiva de Dios que corresponde con la misericordia al arrepentimiento del hombre: «Habrá gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que haga penitencia» (Lc 15, 26).

En el Evangelio de hoy escuchamos las dos primeras de estas parábolas.

«San Lucas expone sucesivamente tres parábolas: la de la oveja que se había perdido y se encontró; la de la dracma que también se había perdido y se halló y la del hijo que había muerto y resucitó, para que estimulados por estos tres remedios curemos las heridas de nuestra alma. Jesucristo, como pastor, te lleva sobre su cuerpo. Te busca la Iglesia, como la mujer. Te recibe Dios, que es tu padre. La primera es la misericordia, la segunda los sufragios y la tercera la reconciliación» (San Ambrosio).

La Penitencia es el Sacramento instituido por Jesucristo para perdonar los pecados cometidos después del Bautismo. Este sacramento se llama también “Confesión” porque para alcanzar el perdón de los pecados no basta detestarlos, sino que es necesario acusarse de ellos al sacerdote, es decir, acusarse de ellos.

El Sacramento de la Penitencia confiere la gracia santificante con la que se nos perdonan los pecados mortales y los veniales que confesamos y de que tenemos dolor; conmuta la pena eterna en la temporal, y de ésta, además, perdona más o menos según las disposiciones; restituye los merecimientos de las buenas obras hechas antes de cometer el pecado mortal; da al alma auxilios oportunos para no recaer en la culpa; y devuelve la paz a la conciencia.

Por parte de quien se acerca a recibir este Sacramento son necesarios los llamados actos del penitente que fundamentalmente son tres: arrepentimiento o dolor, confesión y satisfacción.

Para perdonarnos los pecados, Dios ha puesto por condición que nos arrepintamos de ellos y propongamos firmemente no volverlos a cometer en adelante. Es indispensable que el dolor sea interno y verdadero; es un acto de la voluntad y no hace falta que sea sensible.

Para que sea verdadero y eficaz el dolor ha de ir acompañado de un firme propósito de la enmienda y la confesión supone el examen de conciencia que consiste en averiguar diligentemente los pecados cometidos desde la última confesión bien hecha. Se hace trayendo a la memoria, delante de Dios, todos los pecados cometidos y no confesados, de pensamiento, palabra, obra y omisión, contra los Mandamientos de Dios y de la Iglesia y las obligaciones del propio estado. La acusación de los pecados debe ser:

1.  Sincera y veraz, es decir, ha de hacerse sin engaño ni mentira, sin aumentar y disminuir, declarando lo cierto como cierto y lo dudoso como dudoso.

2.  Integra, o sea, completa, manifestando todos los pecados graves cometidos desde la última confesión bien hecha, sin callar ninguno por vergüenza, ni las circunstancias que mudan la especie del pecado.

3.  Dolorosa y humilde, hecha con sencillez, sin excusar los pecados.

4.  Prudente y breve, en palabras y circunstancias, sin herir la delicadeza ni acusar a nadie.

Recordemos también que la parábola del hijo pródigo termina con la celebración de un banquete para celebrar la alegría del hombre devuelto a la verdadera vida:

«Este convite y esta festividad también se celebra ahora y se ve en la Iglesia, extendida y esparcida por todo el mundo; porque aquel becerro cebado, que es el cuerpo y la sangre del Señor, se ofrece al Padre y alimenta a toda la casa» (San Agustín).

Que nos acerquemos nosotros al Sagrado Banquete de la Eucaristía con las mismas disposiciones de arrepentimiento y confesión de nuestros pecados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>