Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

9 abril 2016 • "Hosanna al Hijo de David, bendito el que viene en el nombre del Señor"

Marcial Flavius - presbyter

II Domingo de Pasión – Domingo de Ramos: 20-marzo-2016

Rito Romano Tradicional

Evangelio de la Procesión

Mt 21, 1-9: Y cuando se acercaron a Jerusalén, y llegaron a Betfagé al monte de los Olivos, envió entonces Jesús a dos discípulos, diciéndoles: Id a esa aldea que está enfrente de vosotros, luego hallaréis una asna atada y un pollino con ella, desatadla y traédmelos: Y si alguno os dijere alguna cosa, respondedle que el Señor los ha menester, y luego los dejará. Y esto todo fue hecho, para que se cumpliese lo que había dicho el Profeta, que dice: Decid a la hija de Sión: He aquí tu Rey, viene manso para ti, sentado sobre una asna, y un pollino, hijo de la que está debajo del yugo. Y fueron los discípulos, e hicieron como les había mandado Jesús. Y trajeron la asna y el pollino; y pusieron sobre ellos sus vestidos, y le hicieron sentar encima. Y una grande multitud del pueblo tendió también sus ropas por el camino. Y otros cortaban ramos de los árboles y los tendían por el camino. Y las gentes que iban delante y las que iban detrás gritaban, diciendo: Hosanna al Hijo de David, bendito el que viene en el nombre del Señor: Hosanna en las alturas.

Evangelio de la Misa: Pasión de NSJC según San Mateo (26, 36-75; 27, 1-60)

Hippolyte Flandrin: "Entrada de Jesús en Jerusalén" (1842)

Hippolyte Flandrin: “Entrada de Jesús en Jerusalén” (1842)

Reflexión

El Domingo de Ramos es la puerta de entrada a la Semana Santa. El día es, en primer lugar, conmemorativo de la solemne entrada del Señor en Jerusalén para su Pasión y Muerte. Libremente, va al lugar en el que sabe que le espera una muerte que es sacrificio de redención para el género humano.

En el horizonte del Domingo de Ramos ya se dibuja la Cruz. Ese mismo Jesús que descendió del monte de los olivos como rey pacífico, para hacer su entrada en Jerusalén, será sacado a la fuerza de esta misma ciudad para ser crucificado. Y esa Cruz se ha convertido en la señal del cristiano, en la llave que nos abrirá las puertas del cielo, en el árbol del que brotó la vida del mundo.

Como cristianos, no podemos limitarnos a ser mudos espectadores de unos acontecimientos que poco dicen a una vida tan alejada de Dios como la que, tal vez por desgracia, llevamos habitualmente. No es para que veamos la Semana Santa como un hecho cultural o floklórico que hay que celebrar porque «siempre se ha hecho así».

Es necesario:

1. Considerar el recuerdo de la Pasión de Cristo no como un hecho histórico del pasado sino como la prueba más palpable del amor de Dios por cada uno de nosotros: «Por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato».

2. El propósito firme de llevar a partir de ahora una vida de acuerdo con nuestra dignidad de cristianos que pasa por los mismos caminos por los que discurrió la vida de Cristo: humildad, obediencia a la ley de Dios, servicio a los hermanos.

3. Que frecuentemos los Sacramentos, muy en especial la Eucaristía y la Confesión.

En un momento en que muchos cristianos que se acercan con frecuencia a recibir la Sagrada Comunión han abandonado por completo la Confesión, es necesario recuperar la práctica y el valor de este Sacramento sabiendo que quien quiere obtener el perdón de Dios debe examinar cuidadosamente su conciencia y confesar al sacerdote todos los pecados mortales.

Para terminar, recordemos cómo aquel entusiasmo del pueblo de Jerusalén no tenía raíces y en poco tiempo se transformó en un grito de condena; nosotros podemos reconocer que en demasiadas ocasiones nos parecemos a ellos: es fácil el entusiasmo de un día, es relativamente fácil una obra buena, el decir “Señor, Señor”; pero lo que cuesta es la perseverancia. sobre todo cuando encontramos la dificultad en el ambiente o en nuestras pasiones; lo que cuesta es permanecer en pie junto a la Cruz de Jesús. Como estaba Santa María.

A ella acudimos para pedirle que lo que hemos iniciado hoy sea verdaderamente una «Semana Santa» pero dentro de una «vida santa».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>