Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

7 marzo 2015 • La Penitencia es el sacramento instituido por Jesucristo para perdonar los pecados cometidos después del Bautismo

Marcial Flavius - presbyter

III Domingo de Cuaresma: 8-marzo-2015

Rito Romano Tradicional

Evangelio

Lc 11, 14-28: Jesús estaba expulsando a un demonio que era mudo. Apenas salió el demonio, el mudo empezó a hablar. La muchedumbre quedó admirada, pero algunos de ellos decían: «Este expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios».

Otros, para ponerlo a prueba, exigían de él un signo que viniera del cielo. Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: «Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casa caen una sobre otra. Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque –como vosotros decís– yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul. Si yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan vuestros discípulos? Por eso, vosotros los tendréis a ellos como jueces. Pero si yo expulso a los demonios con la fuerza del dedo de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a vosotros. Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones están seguras, pero si viene otro más fuerte que él y lo domina, le quita el arma en la que confiaba y reparte sus bienes. El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama. Cuando el espíritu impuro sale de un hombre, vaga por lugares desiertos en busca de reposo, y al no encontrarlo, piensa: “Volveré a mi casa, de donde salí”. Cuando llega, la encuentra barrida y ordenada. Entonces va a buscar a otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí. Y al final, ese hombre se encuentra peor que al principio»

Reflexión

Gustavo Doré: “Curación del endemoniado mudo”

Jesús ha venido a destruir el reino de Satanás, y ha triunfado ya sobre él. La demostración de esta victoria es clara: si no lanza los demonios en virtud de Satanás, sino con el poder de Dios, es que el reino de Satanás está en derrota, y empieza a constituirse el Reino de Dios. Y si soy Él, en nombre de Dios lanza los demonios, señal es que tiene los poderes de Dios, y que es su enviado. La conclusión se impone: El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama.

Estar contra Cristo, desparramar sin Él… Lo único que puede alejarnos de Dios y hacernos perder la vida de la gracia en nuestras almas es el pecado.

Estar en gracia de Dios quiere decir tener la conciencia pura y limpia de todo pecado mortal. Pecado mortal es una desobediencia de la ley divina, por la que el pecador falta gravemente a los deberes con Dios, con el prójimo o consigo mismo.

Para pecar mortalmente se requiere, además de materia grave, plena advertencia de esta gravedad y deliberada voluntad de pecar. A este pecado se llama mortal porque da muerte al alma, haciéndola perder la gracia santificante, que es la vida del alma, como el alma es la vida del cuerpo. El pecado mortal priva al alma de la gracia y amistad de Dios; le hace perder el cielo; la despoja de los méritos adquiridos e incapacita para adquirir otros nuevos; la sujeta a la esclavitud del demonio; la hace merecedora del infierno y también de los castigos de esta vida (Catecismo San Pío X, 951-955).

La Penitencia, que se llama también Confesión, es el sacramento instituido por Jesucristo para perdonar los pecados cometidos después del Bautismo.

Con las palabras del segundo mandamiento: Confesar los pecados mortales al menos una vez al año, la Iglesia obliga a todos los cristianos que han llegado al uso de razón, a acercarse por lo menos una vez al año al sacramento de la Penitencia para confesar los pecados mortales. Recordemos que no hay obligación de confesar los pecados veniales pero es muy conveniente hacerlo para alcanzar el perdón de ellos porque el pecado venial siempre contiene alguna ofensa de Dios y produce daños al alma: debilita y entibia la caridad; dispone al pecado mortal y nos hace merecedores de grandes penas temporales en este mundo y en el otro.

La Iglesia dice: al menos una vez al año, para darnos a entender su deseo de que nos acerquemos más a menudo a los santos sacramentos. El tiempo más oportuno para satisfacer el precepto de la confesión anual es la Cuaresma para poder también recibir la comunión por Pascua. (Catecismo San Pío X, 485-487).

Examinemos nuestra conciencia y acudamos con arrepentimiento sincero al Sacramento de la Confesión: «Si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera» (cfr. Lc 13, 1-9). Todo lo que no se hace de cara a Dios, perecerá. Aprovechemos hoy para hacer propósitos firmes. «Dios nos concede quizá un tiempo para servirle».

A la Virgen María, a su intercesión y a sus méritos, nos acogemos: que preparare nuestras almas para recibir al Señor que llega en los acontecimientos de nuestra vida y en el encuentro definitivo, el día que cerremos nuestros ojos a este mundo con la esperanza de contemplar a Dios por toda la eternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD

  • DesdeMiCampanario.es declina toda la responsabilidad sobre las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios.
  • Serán eliminados todos los comentarios que contengan insultos, blasfemias, inmoralidades, errores doctrinales o teológicos, proselitismo y/o apología de las falsas religiones e ideologías, etc...
  • Serán eliminados los 'comentarios basura', los enlaces publicitarios y los que infrinjan la ley.
  • Serán eliminados los comentarios que claramente tengan intención de sabotaje.
  • DesdeMiCampanario.es se reserva el derecho de corregir la ortografía y gramática de los comentarios.

ETIQUETAS HTML

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>